Press "Enter" to skip to content

La ambición que delira

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Llora la luna al mirar
lo que en la noche sucede.
Ve, ya no hay nada que quede
que sea digno de admirar.

Llora tristemente el mar
aunque sus olas se eleven.
Pues lograr él nunca puede
que se dejen de matar.

Llora el sol cuando los mira
a los hombres de la tierra.
De pocos de ellos se admira.

Está plagado de guerra
pués la ambición, que delira
a la honestidad destierra.

(Emanuel Bibini, Alberti)

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin