Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Mucha gente juzga y descalifica, tal vez con demasiada velocidad”.

Que el doctor Ginés González García se “equivocara”, haciendo que algunos saltearan la fila de la vacunación por el Covid-19, no debiera ser motivo para considerarlo un ciudadano expulsado de cada lugar al que vaya. Ya pagó debiendo dejar el cargo y afrontando una causa.

Vvvvvv

Se han producido varios casos de rechazo de lugares al que, con su familia, había ido a tomar algo, cenar o un pasar un rato, de donde se tuvo que ir como si fuera un delincuente. ¿Y la Justicia? ¡Qué harían esos parroquianos enojados, con un preso recién liberado después de cumplir su pena?.

Vvvvvv

El doctor Ginés González García tiene 76 años fue más de una vez Ministro de Salud de la Nación, es un reconocido sanitarista que ha capacitado a muchos médicos. El propio Fernán Quirós, ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, lamentó lo sucedido en el restaurante. Ginés supo visitar Bragado al menos una vez; que no sea un agravante…

Vvvvvv

La Calle cree que los argentinos habitamos una especie de “país de los despropósitos”. Somos capaces de perdonar pecados muy graves en distintos órdenes, incluso políticos, y en cambio nos encanta “castigar” a los que están indefensos. Hay que dimensionar las faltas.

EPI: González García, al centro, junto al extinto ministro Mario Meoni, en una visita a Junín.

Vvvvvv

“Si tiene razón no grites…”. Eso decía con claridad y pocas palabras, el cartel que, por años, estuvo en la librería De Panis, ubicada sobre calle Pellegrini al 1500. En estos días, viendo el descontrol de la profesora “retando” a su alumno, La Calle dedujo que ella quiso imponer su razón sin tener la certeza para explicarlo, no aceptando que cada uno puede tener su punto de vista.

Vvvvvv

Paciencia… Es lo que hace falta. Para respetar la fila; para no enojarse con los demás por cualquier causa; para entender que debatir no es prepotencia… No querer hablar con el otro, nos aleja del entendimiento básico que es parte de la vida en democracia.

Vvvvvv

Todo lo sucedido antes no estuvo mal. Algo se hizo, en medio de muchos desacuerdos y con encuentros muy duros, donde se perdieron vidas. A través del tiempo, eso terminó afectando la marcha de todos los días. Hay un exceso de violencia en la vida cotidiana. Es por eso que hace falta confiar en el aporte de Santa Rosa…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin