Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy; “Recordar es bueno para las neuronas y el corazón…”.

Hoy queremos agradecer un llamado de “Guga” Scarcelli que, desde su programa de Cablevisión, permitió rescatar el accidente que en 1978, le costó la vida a Roberto J. MUSSINI, un ser humano querido por todos.

Vvvvvv

El Flaco, como le decían, fue copiloto de don Rogelio Scaramella en los tiempos de oro del Turismo Mejorado donde, con su De Carlo, fueron ganadores de varias ediciones del Gran Premio. Scarcelli, de buena memoria, destacó el jueves que al terminar cada carrera, Rogelio y Mussini, eran recibidos por la gente, frente al diario “La Voz de Bragado”, en Rivadavia al 1300.

Vvvvvv

La carrera de 1978 se realizó como tributo a la histórica Buenos Aires – Caracas, a 30 años de su realización. Mussini cumplió su sueño al poder participar, con un Ford Falcon N° 405. La tripulación se completó con Macías y Del Riego, éste último cordobés.

Vvvvvv

El accidente se produjo en los primeros días de septiembre de 1978, en la ciudad de Manaos, Allí quedó trunco el sueño de Roberto Mussini, en momentos que era feliz. Su recuerdo no se ha borrado de la memoria de quienes lo conocieron. Eso se constituye en el mejor homenaje.

Vvvvvv

La Calle ha preferido publicar la foto donde, tanto Scaramella como Mussini, sonríen. Refleja el hecho de estar contentos después de mucho trabajo. Siempre se dijo que, “las victorias del paisano de Bragao, se construían en el taller…”.

Vvvvvv

¿Por qué la foto de Luis Elías Sojit en plena transmisión radial…?. Es que en aquellos tiempos la radio era el vínculo informativo y emocional con los héroes del camino, que abrían rutas nuevas con las carreras de auto. El Radio Club era proveedor de las noticias respecto al paso de la caravana por los distintos países…

Vvvvvv

Además, cuando ocurrió el lamentado accidente de Mussini, el periodista Luis Elías Sojit que estaba en Brasil, fue uno de los que colaboró para cumplir los tristes trámites. Recién cuando los restos del acompañante, mecánico y piloto, llegaron a la sede del Automóvil Club Bragado para ser velados, Mariano Ruffini, su gran amigo, se convenció que era verdad la noticia…

Vvvvvv

El automovilismo en rutas era atracción y alegría para la gente. Por eso, la historia de aquellas carreras se mantiene vigente. El doctor Peschell lo dijo una mañana en el centro de Bragado, cuando llegó un auto del TC de entonces. Su conductor estaba paseando, los espectadores rescatando pedazos de la historia de un tiempo feliz…

Rogelio Scaramella y Roberto Mussini.

Sojit en la mesa de una trasmisión de radio.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin