Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La fe es capaz de mover montañas e iluminar los sentimientos”.

Ese fin de semana estuvo dedicado a la veneración de la Virgen del Rosario de San Nicolás. Hubo miles de fieles que, como todos los años se acercaron al templo que se terminó de construir en el año 2014.

Vvvvvv

Todo comenzó cuando, el 25 de septiembre de 1983, la imagen se apareció ante una vecina de la ciudad, Gladys Motta, a quien le habló de la cercanía del agua y de su deseo de quedarse en el lugar…

Vvvvvv

Hubo nuevas apariciones ante Gladys, cuyos relatos no dejaban lugar a dudas. El mensaje se extendió rápidamente. Las primeras reuniones, ya con muchos fieles, se hicieron en el “campito”, espacio donde finalmente se hizo el templo de la actualidad. En estos días hubo personas de Bragado que llegaron a San Nicolás y con sus rezos, peticiones y mucha fe, se acercaron a la imagen. Está allí, a la altura de quienes le hablan, como si fuera un fiel más. Se percibe su cercanía espiritual.

Vvvvvv

Gladys Motta, mientras estaba rezando, sintió un hormigueo en los brazos como un aviso celestial y de repente se le apareció la Virgen María. Gladys ama de casa y devota católica, tenía 46 años. -Era el 25 de setiembre de 1983 y cuando Gladys proclamó semanas después el acontecimiento milagroso, la jerarquía eclesiástica y el pueblo cristiano lo celebraron. A su influjo, la ciudad de San Nicolás, de rica historia, adquirió una nueva identidad: se convirtió en la Ciudad de María, que comenzó a convocar a legiones de fieles desde los cuatro puntos cardinales de la fe.

Vvvvvv

San Nicolás había sido primero la Ciudad del Acuerdo, desde que el 31 de mayo de 1852, trece provincias sentaron en su territorio las bases de la organización nacional. Fue cuando firmaron el Acuerdo de San Nicolás, que consagró las coincidencias que dieron nacimiento a la Constitución de 1853.

Vvvvvv

Pero en 1960 la puesta en marcha de la gigantesca planta siderúrgica de SOMISA produjo un desarrollo industrial con un impacto demográfico, económico y social gigantesco que la transformó y la convirtió en la Ciudad del Acero. Eso se redujo en los 90. Ahora es la “ciudad de la Fe”. (La Calle agradece apuntes tomados de una nota del periodista Julio Bazán)

XXXXXXX

San Nicolás tiene su lugar en la historia; la Virgen le devolvió notoriedad

Vista del Santuario de la Virgen del Rosario de San Nicolás.

San Nicolás de los Arroyos (referido también simplemente como San Nicolás) es la ciudad argentina, cabecera del partido de San Nicolás. Está situada en el extremo norte de la Provincia de Buenos Aires, sobre el río Paraná y a la vera de la Autopista Buenos Aires – Rosario. Se ubica a 234 km de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 72 km de Pergamino y 69 km de Rosario.
Sus accesos viales son el km 231 de la ruta nacional 9 (autopista Rosario – Buenos Aires) en dirección norte-sur. La ruta 188 en dirección este-oeste la conecta con el corredor del océano Pacífico Ruta 9. Por otra parte, la cruza el ferrocarril General Mitre, operado por la empresa Nuevo Central Argentino, en sentido norte-sur.
El proyecto de regionalización de la provincia de Buenos Aires presentado en 2010, considera a San Nicolás cabecera, junto con la ciudad de Pergamino, de una de las cuatro regiones (Región I) en que se dividiría el interior provincial.
Una moderna autopista, concesionada, de 1978, llega a Buenos Aires desde Rosario. En San Nicolás nace la ruta nacional 188 hasta San Rafael (Mendoza). La misma sirve de conexión con la ciudad de Pergamino donde se empalma con la ruta nacional 8, con alcance al sur de Córdoba, San Luis y Mendoza. Por la ruta 188 se llega directamente al Puerto de San Nicolás de los Arroyos, apto para buques de gran calado. De él salen para distintos lugares del mundo cereales, hierros, aceros y distintas materias primas.

La virgen del Rosario de San Nicolás y su multitudinaria celebración al aire libre. Foto/ archivo.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin