Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Es de suponer que los problemas se atienden según su importancia, cuidando de no dejar a nadie sin ser escuchado”.

Pulsar el ánimo de los vecinos, dicen, suele estar en manos de las Asistentes Sociales, las chicas que trabajan para el Municipio y para las escuelas. Se asegura que no hay mejor modo de conocer una casa, que a través de los chicos que la habitan. Por supuesto, también con las visitas dónde mirar se convierte en una clara radiografía.
Es cierto que a veces se dan a conocer necesidades, a través de las visitas, que no son atendidas. Eso no debe desalentar a las trabajadoras sociales. Es que cada cual está para hacer una tarea.

Vvvvvv

Pasa algo parecido con el personal policial. Es frecuente que digan que los detenidos, tras prolija investigación, son liberados demasiado rápido. Eso es cuestión de otros ojos de la Justicia. Cada cual debe cumplir con lo suyo. Se trata de no bajar los brazos y seguir cumpliendo con la tarea asignada.

Vvvvvv

Es frecuente oír en las calles que, “los presos entran por una puerta y salen por la otra”. Bueno sería entonces, saber quiénes habitan las abarrotadas unidades carcelarias del país… Salvo que pase como con algunos hoteles, que tienen “pasajeros fantasmas”, que nunca han estado en sus lujosas habitaciones…
¿Se entiende?

Vvvvvv

Por suerte, ahora se está hablando de la reinserción social de los detenidos que cumplieron la pena impuesta por la ley. Debe existir un organigrama que los tenga en cuenta.
-Único modo de evitar que, ante la falta de oportunidades, vuelvan a estar entre rejas… Cada decisión oficial debe tener una contrapartida, como forma de no darse con una piedra en los dientes… ¿Se entiende?

Vvvvvv

Hay lugares especialmente aptos para las reuniones sociales. No sólo están los clubes, entidades necesarias pero difíciles de mantener sin algún auxilio oficial, en base a la tarea que cumplen.
Los lugares dónde se cobran jubilaciones y pensiones, son espacios valiosos para encontrar amigos y saber de sus cosas. Allí es frecuente que haya que esperar, lo cual es aprovechado para profundizar amistades o incorporar nuevos amigos.

Vvvvvv

En estos días, por ejemplo, La Calle encontró a un trío en pleno intercambio de novedades más o menos recientes. Antes, en el ingreso al local, los doctores Graffigna y Julio hablaban tranquilamente. Sólo faltaba el café…
Un poco más adelante, Ángel De Pablo, el doctor José Losinno y Jorge Bertora…
El primero múltiple, desde jugador de fútbol a dirigente de Bomberos y conocedor de las reglas del boxeo, por su cargo en la Comisión Municipal.
El doctor Losinno, amante de costumbres y recados tradicionales ha sido, durante años, ayudante en cirugías del doctor José Maffassanti, uno de los médicos que la comunidad no olvidará.
Finalmente, Jorge Bertora, hijo de “Nacho” –ferroviario-; hermano de Daniel y jubilado reciente del Banco Nación, donde se lo extraña…

Vvvvvvv

Un poco antes, viviendo desde Lavalle, está el local donde funcionara el Club Español, otro espacio destinado al culto de la amistad. Lugares no faltan y temas tampoco… Las conversaciones se reparten entre nostalgia y realidad…
-Como dice el dicho, se termina coincidiendo en que, “todo tiempo pasado fue mejor”. Sobre todo porque todos éramos más jóvenes…

VVVVVVVVVVVV

Pensando en ferroviarios…, el 1º de marzo

Fue en 1948, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón cuando, en decisión que se recibió con entusiasmo, fueron nacionalizados los ferrocarriles.
Pasaron más de 40 años y, paradójicamente, un gobierno del mismo signo político, inició la destrucción del sistema, a partir de una frase que no se olvida: “Ramal que para, ramal que cierra…”.
No será fácil, cuando se decida, armar la historia de responsabilidades que llevaron a la situación actual: con dos años y meses esperando la vuelta del tren de pasajeros; con ramales como el de Suipacha – Bayauca, con árboles crecidos en donde alguna vez estuvo la vía…
MECHITA es el símbolo de la esperanza en el regreso a otros tiempos, aun cuando lo perdido es irrecuperable. Hoy, en este aniversario de una decisión positiva para el país, es bueno recordar a personas que, a partir del puesto ocupado, bregaron por mantener en pie lo que nunca debió caerse…

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin