Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Los días pasan como un tren que no puede detenerse…”.

El cambio de temperatura, nos hizo pensar en la presencia otoñal y en la necesidad de acudir a frazadas y abrigos antes de salir de casa. Aun estando en aislamiento, se siente el cambio climático. Casi inevitablemente, surgió la visión de las islas Malvinas y del Atlántico Sur, estando a pocos días del 2 de abril…
Vvvvvv

En estos días La Calle ha pensado en los excombatientes que estuvieron en medio del viento helado, viviendo una experiencia que ha tardado demasiado en ser debidamente valorada. Por fortuna, los soldados bragadenses pudieron volver y merecen el reconocimiento que expresamos una vez al año…
Vvvvvv

En estos días se ha conocido la historia de Marcelo Daniel Massad, que tenía apenas 19 años cuando fue incorporado, habiendo nacido el 31 de diciembre de 1962. A los pocos días estaba en las islas, en una misión de servicio a la Patria, que le costó la vida…
Vvvvvv

Era arquero del club Bánfield y mandó una carta a su papá, diciéndole que hablara con los dirigentes, para que le guardaran el puesto… Lamentablemente no regresó. En los días que permaneció en una trinchera, mirando las estrellas en medio de la oscuridad, la tensión y el frío, descubrió a Dios…, escribiendo un poema tan expresivo, como valioso para tranquilizar su corazón.
Vvvvvv

Se lo publica hoy cuando, más que nunca, hace falta abrazarse a la fe, confiando que saldremos adelante. Los problemas son muchos y, en lo personal, no tenemos motivos para la queja. En todo caso, nuestro ruego está dirigido a ayudar a los que penan realmente.
Vvvvvv

Es fin de semana, que no es el fin del mundo, como a veces parece que pudiera suceder. Hay que tratar de superar todo, incluso el desaliento. Es que lo que pasa no estaba previsto. Sin embargo, es posible que algo tenga que ver cada uno, frente al descalabro mundial. Hay deberes que no se han hecho o se hicieron mal y no queda otra que afrontarlo. Tratemos de cuidarnos, para poder cuidar; es bueno creer que todavía queda tiempo.
vvvvvvvvvvv

El poema de Marcelo Massad transcripto en su totalidad:

Escucha Dios:
Yo nunca hablé contigo, Hoy quiero saludarte: ¿Cómo estás?¿Tú sabes? Me decían que no existes, y yo, tonto, creí que era verdad.
Anoche vi tu cielo. Me encontraba oculto en un hoyo de granada…¡Quién iría a creer que para verte bastara con tenderse uno de espaldas!.
No sé si aún querrás darme la mano; al menos, creo que me entiendes. Es raro que no te haya encontrado antes, sino en un infierno como éste.
Pues bien… Yo todo lo he dicho. Aunque la ofensiva nos espera para muy pronto. Dios no tengo miedo desde que descubrí que estabas cerca.
La señal! Bien Dios, ya debo irme. Olvidaba decirte… que te quiero. El choque será horrible… en esta noche ¡Quién sabe! tal vez llame a tu cielo.
Comprendo que no he sido amigo tuyo. Pero ¿me esperarás si hasta tí llego? ¡Cómo! ¡Mira Dios: estoy llorando! tarde te descubrí
¡Cuanto lo siento! (Qué raro: sin temor voy a la muerte…) Perdona, debo irme. ¡Buena Suerte!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin