Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Es día triste como todo Viernes Santo, con ayuda de la actualidad”.

Los números del Jueves, otra jornada especial en la Semana Santa, habían dicho que en Argentina se habían detectado 1795 casos de coronavirus confirmados, con 365 dados de alta y 98 en terapia intensiva. En prevención, lo cual es muy necesario, se están preparando salas que puedan ser ocupadas ante una mayor demanda de atención sanitaria.
Vvvvvv

Hay buenas noticias en medio de todo, sumándose el sol y haciendo que el día parezca apto para combatir la depresión. Desde Entre Ríos, por ejemplo, llega el caso de Alicia Reynoso que, después de haber sido enfermera en Comodoro Rivadavia, en el conflicto de Malvinas, ahora se ocupa de cuidar a sus vecinos mayores. “Aquello fue una experiencia dolorosa, atendiendo soldados heridos, tanto argentinos como ingleses, pero me dejó una experiencia que ahora dedico a quienes viven cerca de mi casa”. Alicia tenía sólo 24 años, cuando se produjo el desembarco de tropas argentinas en Malvinas, en 1982.

Vvvvvv
El lado oscuro de la realidad que padece el mundo, llega desde Nueva York: Se produjeron muchos muertos en un solo día, lo que motivó la convocatoria de médicos a punto de recibir su diploma. Es un espejo en el cual no nos quisiéramos mirar y por eso hay que cuidarse, lo que significa cuidar a todos.
Vvvvvv

Habrá auxilio económico para las pequeñas y medianas empresas argentinas. Se informó ayer la decisión de destinar la suma de 120 mil millones de pesos, a ese sector de la economía. Se trata de una gran fuente de ocupación de mano de obra. Como para tener una idea de la magnitud del problema, los Estados Unidos acaban de anunciar que la cantidad de desocupados llega a los 16 millones…

Vvvvvv
Ayer jueves fue un día muy especial dentro del cual no podía faltar la voz del Papa Francisco. Ofició la misa en el marco del Día del Sacerdote, surgido de la última cena de Jesús, cuando lavó los pies a sus discípulos, como la máxima expresión de humildad y entrega. Ante una plaza desierta, el Santo Padre señaló la labor pastoral y recordó que en esta pandemia se ha registrado la muerte de 60 sacerdotes, “algunos de ellos en pueblos pequeños, donde conocen a todos sus habitantes”.
Vvvvvv

El Papa improvisó su mensaje, con traducción simultánea y se detuvo en la capacidad de comprensión y perdón que debe ser expuesta en estos tiempos. Pareció abrumado por el peso de su cargo, máxima autoridad de la cristiandad. Sin dudas, le afecta la adversidad que vive el mundo. La cercanía del Vía Crucis, afrontada por Jesús en el Viernes Santo, lo obligó a compararlo mentalmente con los tiempos actuales. Seguramente.
Vvvvvv
El “Papa llegado de lejos”, como dijo al ser elegido, le está haciendo más difícil su tarea, donde sólo puede rezar pidiendo la ayuda del Señor y estando lejos de su país, la responsabilidad se le hará aún más pesada.
Vvvvvv

Toda la ceremonia de hoy, en el Vaticano, tampoco tendrá fieles. Todo será televisado y las estaciones del padecimiento de Jesús, tendrán solo una referencia de cada paso, hasta culminar en la muerte en la cruz. Todo lo que la Humanidad está padeciendo, tiene una obligada relación con aquellos tiempos remotos. Allí fue Pilatos quien se lavó las manos, culpando a la gente por haber tomado la decisión… En estos días, también nosotros nos lavamos las manos, aunque con la idea de alejar el riesgo de una enfermedad. Tenemos a favor, la existencia de la Fe, a partir de la siembra de Jesús…

Alicia Reynoso.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin