Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Con días en blanco, es bueno un repaso por la historia nacional”.

Por ejemplo, repasar el sentido de la palabra Democracia, muchas veces olvidada. Significa la libertad del pueblo, en cuanto a elegir sus gobernantes. Es importante el agregado que señala que, “el pueblo no gobierna sino a través de sus representantes”. Representantes que muchas veces han prometido cosas que después desdijeron a través de sus decisiones oficiales. Se pueden mencionar ejemplos, aunque por ahora más vale no entrar en ese terreno.
Vvvvvv

En nuestro país, durante casi 30 años, hubo luchas cruentas en pos de definir las bases de la Constitución. El contenido de las mismas fue variando según soplara el viento a favor de unitarios o federales, cuyas figuras más relevantes fueron Justo José de Urquiza y Juan Manuel de Rosas, respectivamente. Después de Caseros, en 1853, al ser vencido Rosas, terminó aprobándose la postura federal.
Vvvvvv

Los unitarios defendían el centralismo de Buenos Aires, en tanto que el federalismo consideraba que las provincias debían tener su autonomía. Pese a nuestro federalismo, es inevitable pensar que somos “un país unitario” en los hechos, siendo útil para definir lo que pasa, aquello de, “Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires…”.
Vvvvvv

De esto se habló en estos días, a través de la decisión del Presidente que viene consultando y escuchando a los Gobernadores. Es federalismo, dejar en manos de cada uno de ellos, los alcances de la cuarentena. Es que son los encargados de conocer la realidad de cada lugar y, al mismo tiempo, quienes escuchan de cerca la voz de los habitantes.
Vvvvvv

El fusilamiento del general Manuel Dorrego, siendo gobernador de Buenos Aires. Fue el 13 de noviembre de 1828, en Navarro, ordenado por Juan Lavalle. Ambos eran amigos cuando estaban a las órdenes del general José de San Martín… Dorrego era impetuoso, pero se hace referencia su gran valor. Dejó una carta para su esposa y madre de las dos hijas del matrimonio. Allí decía que no entendía muy bien porque debía morir, pero perdonando a quienes lo habían decidido. Aquellas guerras entre hermanos, de las cuales San Martín eligió no participar, sembraron de sangre esta tierra.
vvvvvv

El sábado se conoció un trabajo realizado, a través del Municipio y a cargo del joven periodista Leonel Ávila, sobre el último golpe de Estado, producido el 24 de marzo de 1976. Es decir, han pasado 44 años de aquella fecha, dramática para nuestra historia como país. La Calle no se apuró por ver los testimonios expuestos, aunque hubo algunos inesperados. Fue demasiado haber sido testigos cercanos e impotentes de aquellos tiempos. Es como que hay una medida para dejar de lado los vanos reproches.
Vvvvvv
La Calle suele no entender muy bien, cuando nada se puede hacer frente a la realidad. Y esa sensación viene de lejos. Es como si la misma película volviera a proyectarse en la pantalla, mientras se mira por una ventana abierta a cualquier sitio. Allá lejos y hace tiempo, otro era el paisaje soñado, lo que parece un castigo. Como Dorrego, tampoco muchos no sabemos qué se hizo para merecerlo.

Manuel Dorrego.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin