Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La vida tiene distintas etapas, a las cuales hay que ir perdiendo el miedo…”.

La Calle había decidido prohibirse mencionar la palabra muerte. Es mucho el peso que representa, como para desafiar su poderío, pensaba uno. Finalmente terminó aceptando que, “nada se gana con ignorarla”.

Vvvvvv

Es una figura, eso sí, que estremece los cimientos emocionales, cuando visita los alrededores de nuestros afectos. Llega y no hay recursos que se puedan interponer a su paso. Representa un poder que no manejamos y frente a cuyas decisiones no siempre estamos preparados.

Vvvvvv

Después del paso de la muerte, lo que teníamos ya no está… Sin embargo, nada nos privará de la esperanza en el reencuentro prometido, en cada uno de nuestros actos de relación con la Iglesia. A partir de ese dolor, se iniciará otra espera: La del propio viaje para reiniciar la existencia en otro sitio.

Vvvvvv

El camino de vida y muerte es uno solo, hasta que se divide en su trayectoria. La ruta conocida ya no será y tenemos que confiar en el nuevo rumbo, imaginando que se valorará lo hecho antes y habrá paz y luz poblando el paisaje… Lo que éramos ya no seremos y la palabra temida terminará siendo una vida nueva…

Vvvvvv

Los médicos enseñan el rumbo. Ellos están para cuidar y defender la vida. Sin embargo, cuando llega el momento en que deben firmar el certificado, significaría haber perdido… No es tan grave; es que la misión médica incluye esa instancia: La de aceptar que hay otras voluntades frente a los misterios de nacer, transitar y partir… Cada capítulo debe asumirse como parte de un juego, donde hay que aportar bondad, para recibir el vuelto en la misma moneda.

Vvvvvv

Frente a todo lo dicho, pensado y vivido, surge un consejo: “No llamemos a la señora del silencio”. No hace falta; ella llega y deja todo los trámites en manos de San José, considerado el Santo de la Buena Muerte…

XXXXXX

LO BUENO SERÍA PODER AYUDAR…
Frente a la necesidad de sumar brazos y mentes, cuando las papas queman, surge la tentación de proponer que las campañas electorales duren sólo 40 días, es decir una cuarentena… Frente a las muchas interrupciones sufridas por nuestra Democracia, ahora para recuperar, “estamos en campaña todo el tiempo…”.
Eso hace que las energías se gasten en críticas y respuestas, sin que quede espacio para dar una mano.
-En la política no hay enemigos, sino adversarios. En caso de emergencia, se trata de “ponerse de acuerdo”, respecto a la hora de atacar a los males que, como ahora, están afectando la salud de los habitantes. Está comprobado que la estrategia de desear que “al gobierno le vaya mal”, termina siendo un freno que impide avanzar…
Es doloroso, pero… Seguimos tropezando con la misma piedra.

Gila, cómico barcelonés que murió en 2001. En uno de sus sketchs “hablaba” con el enemigo, preguntando por la “hora en que atacarán mañana…”.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin