Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos”. (Jacinto Benavente)

La Calle quisiera explicar y explicarse, las razones por las cuales escribe… Algo así como una versión tanguera de Julio Sosa que, un día, como prólogo de “La Cumparsita”, expresó las razones de la tristeza que había en el trasfondo de muchos de sus temas…

Vvvvvv

Este espacio tiene más de 40 años y por lo general, buscó tratar de ser vocero de quienes, en el anonimato, no siempre pueden decir lo que les pasa… Sin embargo, egoístamente, muchas veces se miró al espejo y La Calle se convirtió en confesionario…

Vvvvvv

Pese a eso -por contar lo propio-, se termina hablando de los demás viajeros. Porque de sus penas y alegrías; logros y desencantos, se ha poblado de letras esta página. Eso hemos hecho, siendo fieles al propósito: escuchar, acompañar, trasladar, no abandonar…

Vvvvvv

Por La Calle han pasado variedad de sensaciones. No siempre dolorosas, aunque se nos acuse de ser sembradores de pálidas… Los habitantes de historias tienen noviazgos, casamientos, nacimiento de hijos; caídas y encierro, pero siempre con salida al sol de la esperanza…

Vvvvvv

Hay relatos de visitas a enfermos y pena por encontrar salas vacías al día siguiente. Hemos reconocido no haber llegado a casas de amigos que esperaban… La Calle cree que aún queda un tiempo para cumplir con las deudas…

Vvvvvv

Nos gusta la música y la poesía; no aprendimos a bailar y no somos amantes de fiestas ruidosas. Es posible que no hayamos encontrado las lágrimas necesarias en el momento adecuado. Es que cada uno debe tener su modo de llorar… Por algo los ojos suelen estar nublados por la lluvia de dolores no expresados en voz alta…

Vvvvvv

La Calle ha tenido y tiene “protegidos del corazón”. Ahora los extraña, por la falta de salidas. Por lo general, son dueños de existencias poco gratas y luchan por salir a flote. No siempre cuentan con ayuda. Soñamos, por eso, con una sociedad menos egoísta y sin tantas diferencias. Seguro que es una bandera que seguirá flameando pese a la ausencia de vientos favorables…

Vvvvvv

Eso somos… No más; tal vez menos. Ha sido un intento de reconocernos, porque se percibe que estamos desorientados en medio del balance nunca cerrado…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin