Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Bendita memoria que permite rescatar del olvido a quienes viajaron antes”.

Las visitas al cementerio suelen traer alivio. Es como acercarse a los recuerdos queridos y aportar flores que expresen los sentimientos. Cada cual, en este sentido, debe adoptar la actitud que mejor le haga. La memoria y las oraciones son aportes que valen tanto como la presencia.

Vvvvvv

Recordar a Jorge Lizárraga, tal vez el mejor motociclista que ha tenido Bragado, es otro buen ejercicio. No sólo perdura su trayectoria propia, sino que se lo recuerda a través de su hijo que es muy buen jugador de fútbol. Jorge padre, nos dejó el 8 de octubre de 1988. Tres días antes dejó de existir Marcela, su esposa, todo a raíz de un doloroso accidente de tránsito.

Vvvvvv

El circuito de karting y motos, en terrenos del Complejo, lleva el nombre de Jorge Lizárraga, en mérito a lo que aportó al deporte y a la trascendencia de Bragado. Hay distintas placas que hacen referencia al dolor que produjo la partida de los papás de Jorgito. Por ejemplo, de un dirigente deportivo de apellido Courtade y de la Peña Bar San Luis.

Vvvvvv

Octubre marcó otra pérdida importante en cuanto a figuras del deporte. Fue el 17 de octubre de 2005 cuando se accidentó Julián Alfaro, en el autódromo de Buenos Aires. El tiempo pasa y ya transcurrieron 15 años… No puede olvidarse la calidad de ser humano del joven piloto. La Calle extraña las visitas de su papá a Bragado. En la casa del silencio, hay un pequeño monolito dedicado a Julián.

Vvvvvv

La historia tiene acontecimientos dolorosos. La palabra GUERRA no es buena, pese a lo cual nuestro país no estuvo ajeno a sus efectos. No hablamos de Malvinas, cercana en el tiempo y de frecuente recordación. Se están cumpliendo 150 años de la finalización de la llamada “de la triple alianza”. Brasil, Uruguay y Argentina unieron sus tropas para enfrentar a Paraguay. Todo empezó en 1864, por una sucesión de hechos que, analizados ahora, parece no merecían una guerra…

Vvvvvv

Las diferencias eran muchas, demasiadas. Tanto que hubo soldados argentinos que decidieron no incorporarse. “Vamos por obligación patriótica, pero no convencidos…”. Paraguay perdió muchas vidas y territorio a manos de Brasil. Se ha escrito que el 90 por ciento de los hombres paraguayos, en edad de ser militarizados, murió en la contienda.

Vvvvvv

En el comienzo de la lucha armada, Paraguay había alcanzado un desarrollo muy importante a nivel industrial. La gradual recuperación le llevó años y aún está tratando de alcanzar el nivel que llegó a tener. Se puede preguntar, ¿De quién fue la culpa de iniciar la guerra?. La Calle cree que no tiene sentido averiguarlo ahora. Lamenta, en todo caso, que la Argentina haya estado del lado de los más poderosos…

Vvvvvv

Habría que haber seguido el ejemplo del gaucho Cruz que, en el Martín Fierro, decide olvidar el uniforme y ponerse a la par del más débil… Esas acciones, aunque estén lejos en el tiempo, no dejan de gravitar en la conciencia. Anoche, en cancha de Boca, jugó nuestra selección con la de Paraguay.
-Nada malo pasaría si, en voz baja, pedimos perdón por los errores cometidos en nombre del país de los argentinos…

Desembarco del Ejército Argentino frente a las trincheras de Curuzú, el 12 de septiembre de 1866.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin