Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy. ”Feliz aquel tiempo de la juventud, más buenos y con el futuro por delante…”.(Es la vida y corresponde dar gracias por ello)

Edición especial: Por Víctor H. Paz

El seudónimo no es para esconder la identidad. Más vale se trata de un llamado a la concordia; a no pelear por pequeñas cosas. “Haya Paz”, parece estar reclamando el imaginario pedido de un cronista, de apellido tan anónimo como desconocido…

Vvvvvv

Los fines de semana son antiguamente vacíos de acontecimientos. Por eso, hay quienes eligen poblarlos con entusiasmo de alcohol, que a veces alegran y en cambio, en otras ocasiones convierten al domingo en tristeza, acunado por el viento de la nostalgia…

Vvvvvv

De esa dirección proceden los recuerdos del SERVICIO MILITAR que ya no está, aunque se quedó acompañando a los soldaditos, que llevan más de 60 años de un franco que se hizo demasiado largo… En la mayoría de los casos, fue una experiencia dura, pero con saldo positivo. Tanto que cuando abrieron el portón de la “baja”, tras 11 meses y pico, quedaban ganas de quedarse un rato más…

Vvvvvv

Costó acostumbrase a presentarse a los gritos; a ser el Soldado Clase XX y no el vecino del barrio Granadero… Costó lograr que la ropa de fajina quedara a medida, aun intercambiando con algún camarada más alto o más bajo; costó despertar al primer silbato, casi tanto como dejar la cama hecha, bañarse y afeitarse en dos minutos y evitar que faltaran cosas del equipo, desprolijamente guardadas en una bolsa… En cada revista de equipo, surgía una historia: Como aquella de la frazada que faltaba, pero a la hora del recuento, sobraba una.

Vvvvvv

De última 45 días pasan volando… hasta la primera salida, encima tocando escuchar los petardos lejanos de Navidad y Año Nuevo, con nosotros adentro. Haciendo instrucción, con paso por la enfermería, sin olvidar el quiosco, donde la adicción al “mantecol” era casi inevitable.

Vvvvvv

Los destinos de cada uno… Era toda una lotería en los primeros días, sin mucho tiempo para preocuparse por eso, habiendo preocupaciones mayores. Todo llega, hasta el sábado de la primera salida y el domingo del regreso que uno trataba de estirar… Cada cual fue encontrando su lugar; hasta con espacio para el “maestro”, destinado a ayudar a quienes no sabían leer…; al menos a dibujar la firma… Estábamos a fines de la década del 50… Con el doctor Frondizi en la Presidencia el “desarrollo” como propuesta para beneficiar a todos.

Vvvvvv

A mediados de año, llegó la Jura de la BANDERA, hecho emotivo, concretado en la ciudad y después de mucho entrenamiento previo. Fue un buen día, para amigarnos con quienes no teníamos buena onda. Al fin, nadie es tan malo, ni tan bueno como dice él mismo… En la jura, como suele suceder, buscamos la mirada que no encontramos… Por suerte, estaba más adelante… en el tiempo…

Vvvvvv

Elegir al Mejor Compañero fue un lindo acto, con mucho de la democracia que la mayoría no conocía, porque se votaba de vez en cuando… Nunca se supo quién sacó más votos, aunque siempre se sabe y está bueno. Más allá del resultado, todos nos sentíamos compañeros, aunque nos perdimos por los caminos que no siempre dejan volver. Quedan más cosas, pero rendir la condición de tiro, una experiencia para no olvidar. Y como no es bueno no recordar, rendiremos nuestro voto al legendario Cabo Peralta; está en todos los Cuarteles…; era duro, pero justo y, por eso, no hemos querido olvidarlo…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin