Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “El arte de curar tiene la misión de aliviar, compartiendo penas y alegrías”.

HOY es el Día del Médico, celebrado en memoria del Dr. Carlos Finlay Barrés, cubano, nacido el 3 de diciembre de 1833, descubridor del vector primario que trasmitía la fiebre amarilla. El saludo para todos los médicos que, a partir de Germán VEGA, considerado el primero que se dedicó a atender a la incipiente población de un Bragado que nacía, han seguido sus pasos. Es bueno comprobar que en este tiempo de prueba, están sabiendo responder a las demandas de la gente.

Vvvvvv

La idea es mencionar a una serie de profesionales que a lo largo de los años, se han dedicado a la noble tarea de curar. No es fácil determinar el orden de actuación. Lo que existe es una nómina de nombres que encierra el reconocimiento de la comunidad en general.

Vvvvv
Doctor Juan José QUENARD, cuyo camino siguieron sus dos hijos, representó a la generación de profesionales que eran médicos y consejeros familiares; capaces de llegar en sulky al lugar que fuera, cuando hacía falta.
Doctor Raúl SALVARREDY tenía prestigio, personalidad, pacientes y amigos que lamentaron su prematura partida, ocurrida un día domingo vestido de pena.
Doctor Carlos BENGOLEA, estuvo dentro de quienes compartieron la tarea médica y acompañaron el dolor en la despedida. La sala de terapia del Hospital lleva su nombre.

Vvvvvv

José Ramón MAFFASSANTI, su tarea fue tan intensa que aún hay quienes no creen que se haya ido definitivamente. De hecho, su figura perdura como emblema, custodiada por la serena capacidad de “Nacho”, su hijo menor.
Doctor Rodolfo Argentino ARRIBALZAGA, siempre trabajó en silencio. Sin embargo, alcanzó notoriedad nacional en su tarea por hallar las causas que producían el mal de los rastrojos. Fue importante frente a una fiebre que se cobraba vidas. Ejemplo de honestidad, le quedó tiempo para la política.

Vvvvvv

Juan Carlos MANGANIELLO, fue de pocas palabras y tarea sin pausas. Es justo que su nombre le haya sido dado al Hogar de Abuelos San Luis. Le tocó ser Director del Hospital en momentos del incendio y, por supuesto, estuvo al frente de las tareas de reconstrucción.
-Doctor Mario FESCINA: Fue médico rural en Warnes, donde seguramente conoció a la madre de sus hijos, también médicos, como sus nietos.
Frente a estos casos, los hechos se encargan de expresarse por sí solos. Nelly, su esposa, fue Directora de la Escuela N° 7 y presidenta de BRALCEC Bragado.

Vvvvvv

Doctor Aldo PISSINIS, su lugar en el Sanatorio Bragado, hoy del Círculo Médico, lo encontró siempre atento a las necesidades de los pacientes. Un caso similar el del doctor Carlos Estévez, por años anestesista en ese y otros establecimientos asistenciales.
-Doctores Rubén BOLLINI y Ricardo CARDÚS, unieron sus proyectos de vida en torno a la Clínica Modelo, en calle Escalada. Ambos fueron capaces de elaborar prestigio en base a dedicación y capacidad. Sus hijos, profesionales, se encargan de no dejar que se olvide lo hecho por sus padres.

Vvvvvv

Tuvieron como especialidad la atención de los niños. Hoy los unimos en el buen recuerdo dejado en su andar por la vida. Sus nombres: Néstor DURÁN, Jorge ELÍAS y Armando REMPEL. En este nómina agradecida, no queremos dejar de citar a Carlos BARRACHINI (una calle lo recuerda) y Mario MORA, médico y difusor del rugby en Bragado y la zona.

(Perdón por las omisiones; la memoria callejera necesita atención médica).

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin