Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Al fin, esto escribimos cuando pensamos en periodismo…

Las razones esenciales del periodismo, a través del tiempo…
-De vez en cuando hay que rescatar de las hojas amarillentas, las antiguas verdades, a veces olvidadas

Especial para “La Voz”.

La misión viene de lejos, tiene como razón “comunicar”, a través de la búsqueda de respuestas a las inquietudes que existen en cada comunidad. No se trata de viajar a la Luna a partir de las modernas tecnologías… Es preciso estar en tierra, a nivel de los vecinos, sin dejar de visualizar sus necesidades e interpretando sus sueños dedicados al futuro.

Comparando con el eclipse de ayer, donde el sol fue “tapado” por la luna, hay que tratar de no dejar que los nubarrones de “intereses” y “malas intenciones”, hagan que se pierda noción de la realidad. La idea es “no dibujarla” y por el contrario, exponerla tal como es.
Alguien dijo que, “es la única verdad”; por eso exige no mirarla con espejos deformantes… La gente adivina cuándo los datos no se ajustan a la verdad. El periodismo es constructor de la credibilidad, a través de su tarea diaria. Por eso, las recetas transitan por el mismo camino, pese al paso del tiempo.

El campo, la industria, el comercio; los profesionales de todos los rubros, se encargan de ir delineando normas de sana convivencia. Nadie es superior al otro; solo trabajando en forma conjunta, sin egoísmos, podremos ser habitantes de un mundo mejor.
Esta es la tarea a la cual debe aportar, sin dejar de convocar, el PERIODISMO, desde la humildad de las redacciones. Trasmitiendo lo que pasa -dentro de lo posible-, sin exageraciones, ni favoritismos, ni mala fe. Con ideales que eleven a los ciudadanos; sin tomar partido, porque hay que imaginar lectores de todas las opiniones y dueños de distintas ideologías. Cada noticia debe ser analizada poniéndose en los zapatos de los que las leerán: Informar con verdades, no debe aumentar los dolores.
El respeto por el otro, hará que se nos respete. Tratar de ampliar la visión en procura de mirar un poco más adelante, para advertir por los riesgos que se vienen.
La historia enseña; el porvenir ilusiona y exige; el presente debe contener a todos. El viaje es compartido y cuando el cauce del río es más caudaloso, todos los remos deben saber cuál es el rumbo.
El periodismo está destinado a contener; acompañar; compartir sueños de progreso. La política, a partir de la recuperación de la Democracia, en 1983, se ha ido quedando relegada en relación a las necesidades de los argentinos.

-No hay que mirar la realidad con un solo ojo. Desde los tiempos de Moreno y Belgrano, se sabe que con paz, justicia y trabajo, se hacen grandes los pueblos. Ese es el camino que se ido olvidando con el traqueteo en la carreta de las ilusiones…
Es por algunas de estas cosas, que el PERIODISMO debe mantener su vigencia, porque está para marcar el rumbo; no debe callar lo que considere alejado de la verdad y el bien común. Como los cantores populares, no debe abandonar a su suerte, a los humildes gorriones de los diarios…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin