Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Es evidente que estamos necesitados de una vacuna que nos devuelva la cordura”.

En algún momento, alguien abrió la puerta del “vale todo”, en cuanto al consumo. El confort llegó acompañado de “juntas negativas” y de “olvidos inconvenientes”. Al mismo tiempo se ahondaron las diferencias sociales: Sectores teniendo todo y sectores no teniendo nada… Tanta asimetría desembocó en la sociedad actual que sigue andando “a los tumbos”, porque existe un sentido solidario que impide mayores descontroles. Sin embargo, no es fácil zafar de las consecuencias…

Vvvvvv

En “nuestra casa grande”, tenemos a la juventud que mayoritariamente siente que tiene todos los poderes y rehúye todo consejo y ayuda. Sentirse todopoderoso y arrojar por la ventana a las creencias, no es conveniente. Se han hecho “amigos” de las adicciones, legales o no del todo, al tiempo que han decidido vivir lejos de Dios… “Juntadas vs. olvidos”.

Vvvvvv

Al mismo tiempo, el “rancho grande”, que es el mundo, no ofrece ejemplos que ayuden a la reconciliación con los buenos sentimientos. No todos los países han capitalizado las enseñanzas de las guerras y las máximas potencias llevan adelante una competencia comercial de imprevisible final, procurando un crecimiento que no excluye exclusiones y, muchas veces, las profundiza. ¿Se podrá pensar alguna vez en la riqueza social?

Vvvvvv

La democracia es, al fin, “el gobierno del pueblo”, pero hay muchos supuestos líderes que no entienden eso, subidos a la soberbia de sentirse dueños del poder, sin pensar que no hay mortajas con bolsillos para las llaves de la caja fuerte… Así surgen dirigentes que contagian su mensaje a miles de seguidores que “se creen el relato” y se transforman en destructores de lo construido.

Vvvvvv

Hay ejemplos, siendo el más reciente Estados Unidos, donde se tomó por asalto al Capitolio, especie de bastión inmaculado hasta ahora (foto). La sesión interrumpida pudo seguir, aunque sintiendo que hay un condicionamiento de la prepotencia… Es el mundo del “todo camino es bueno” para conseguir ventajas individuales, mientras que el pueblo -de uno y otro equipo-, está en la calle, violento y desorientado…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin