Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La violencia no es el camino hacia la concordia general”.

Por aquello de, “la violencia solo engendra más violencia” y porque la lógica lo indica. Sin embargo, en muchos casos los argentinos somos de querer apagar el fuego echando nafta a las llamas… En ese sentido, la historia nacional es un indicador a tomar en cuenta.

Vvvvvv

En solo 30 días, entre el 9 de enero y el 8 de febrero de 1817, el general José de San Martín y sus tropas, fueron capaces de cruzar los Andes, en una hazaña que asombra aún hoy. Lo hizo para afianzar la independencia de las provincias y terminar con la dominación española en Chile. No parece casual que el Gran Capitán tuviera que recurrir, después, al exilio para no enredarse en la guerra civil que, al poco tiempo, estalló en su suelo natal…

Vvvvvv
El grito libertario del 25 de mayo de 1810, fue otro hito valioso que encontró unión de voluntades, más allá de diferencia de ideas. Tener en cuenta que desde ese momento se habló de “morenistas” y “saavedristas”, con lo cual parece que la grieta se notó desde el mismo nacimiento del país.

Vvvvvv

Apenas habían pasado tres meses cuando surgió el fusilamiento de Santiago de Liniers, héroe… de la reconquist, cuando las invasiones inglesas de 1806/07. Por encabezar un movimiento contra la revolución de mayo, fue ejecutado en Córdoba. Tenía 57 años y no quiso que le vendaran los ojos. Temprano comenzaba un camino de sangre y falta de espíritu de conciliación.

Vvvvvv

El fusilamiento de Manuel Dorrego, producido el 13 de diciembre de 1828, en Navarro, marcó una nueva señal. En ese momento era el gobernador legal de Buenos Aires y había sido derrotado en una breve acción militar por las tropas unitarias de Juan Lavalle. Dorrego era federal, como Rosas por citar una referencia, y tenía solo 41 años. La gente vivía poco en aquellos tiempos…

Vvvvvv

Dorrego y Lavalle había sido soldados de San Martín, pero eso pasó antes de 1828. Lavalle, sin hablar con él, decidió la muerte de su excamarada y le avisó una hora antes. El capitán general Dorrego tuvo tiempo de escribir dos cartas, a su esposa y a las dos hijas del matrimonio. Murió sin tener en claro porque estaba dando la vida. Solamente por defender una idea.

Vvvvvv

A Lavalle no le fue bien de allí en adelante, como una señal de que, “sembrar vientos cosecha tempestades”. Con un puñado de soldados deambuló errante por el ancho territorio y terminó muriendo al recibir una bala perdida, en territorio salteño. La lección no fue aprendida…
Vvvvvv

Apenas seis años más tarde, el 16 de febrero de 1835, fue muerto Facundo Quiroga, caudillo riojano. En Barranca Yaco, Córdoba, fue emboscado por Santos Pérez, quien estaba al servicio de los hermanos Reinafé. Nada estuvo claro en torno al hecho y sus razones, lo cierto es que pagó caro el peaje, camino a Buenos Aires…

Vvvvvv

La nómina de hechos violentos no terminó allí. Hubo muertes en los 50, en los 70, en el 2000… y la reseña abarca todas las ideologías y circunstancias. Lo que queda claro es que ese no es el camino, pero… La historia está para tomar nota y actuar en base a la experiencia. Nosotros parecemos no entender y estamos dónde estamos, demasiado enfrentados. Bajemos el telón, por hoy…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin