Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “El circo no reconoce fronteras, ni de edades, ni de territorios”.

Eso es bueno, porque demuestra que, pese a muchas cosas, la magia que propone sigue llegando a todos. Es fin de semana, razón por lo cual se ha resuelto recordar a seres especiales, amigos de crear personas queribles, con narices rojas y pequeñas criaturas animadas que cuentan aventuras, siempre destinadas a propiciar actitudes bondadosas y a dibujar sonrisas.

Vvvvvv

Es un arte antiguo, casi como el mundo. Ha tenido y tiene cultores en Bragado, a los cuales se agradece la siembra. Don Mariano GELSOMINO y su esposa, marcaron la amistad callejera con los títeres. Los niños eran otros, pero igualmente se sentían magnetizados por el espectáculo.

Vvvvvv

La tarea ha seguido con el tiempo, hasta llegar a los tiempos actuales, donde las miradas encuentran a Diego SUÁREZ, como abanderado del arte comunicacional a través de estos medios artísticos y emocionales que llegan al corazón de todos. Diego ha trabajado en el diario y desde ese tiempo se lo conoce, razón por lo cual su exitosa tarea nos pone contentos.

Vvvvvv

La Calle ha expresado alguna vez, su intención de escribir sobre la existencia del payaso “Chalequito” que, por sus condiciones artísticas, fue bastante más que el clásico animador de los intervalos entre número y número, en las arenas del circo. Sabía todos los “oficios” del circo e integró elencos de grandes compañías como el Rodas, por citar un caso. El proyecto se ha ido postergando, por distintas razones, aunque hay muchas señales guardadas para dar vida a una linda historia.

Vvvvvv

Cada fin de semana, propone salidas hacia el mundo del espectáculo. Leonardo Favio ha sido referente de distintas actividades: actor, cantante, director… Creció en un orfanato mendocino y allí encontró inspiración para filmar “Crónica de un niño solo”. En una visita Bragado anticipó que Rodolfo Bebán encarnaría a Juan Moreira y la película fue un suceso positivo (foto).

Vvvvvv
Uno de sus últimos trabajos como director fue “Gatica, el mono”, con una síntesis de lo que fue la vida de alguien que, desde la miseria, llegó a la fama y al diario, aunque terminó volviendo al comienzo. Murió en un accidente cuando sólo tenía 38 años… Su papel en la película estuvo a cargo de Edgardo Nieva.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin