Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “Cada Quijote de la vida, suele tener un fiel escudero…”

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En el caso del “caballero de la triste figura”, escrito por Miguel de Cervantes Saavedra, ese papel quedó confiado a Sancho Panza, quien lo siguió en todas las aventuras, algunas realmente alocadas.

Vvvvv

Abundan ejemplos locales y nacionales que irán surgiendo en la medida que la memoria vaya abriendo ventanitas en la maraña de los recuerdos que se acumulan durante la marcha. No está mal empezar por evocar la trayectoria de Jorge Alfaro quien, tuvo como compañero de algunas de sus experiencias en favor de la vigencia de los diarios, al amigo Arsenio Sauco… Por algo, se han ganado ambos, el lugar que ocupan en el afecto callejero…

Vvvvvv

Fueron compañeros de colegio y luego transitaron caminos diferentes. Sin embargo, el ingeniero Jaime Coll y Rogelio Guerra, el primer director de “La Voz de Bragado”, siempre siguieron siendo amigos. La Calle fue testigo de los encuentros que, los domingos por la mañana, tenían lugar en el restaurante del hotel Coll. Allí donde establecieron sus dominios Cocho Starna y Raúl Coraza, inolvidables abanderados de la bandeja y la amistad.

Vvvvvv

La tradición de la Doble acompaña la evocación de periodistas. Por allí andan “Tito” Marín, Rubén Ganduglia, Emilio Guindón, “Quique” Cieri… Cada uno en lo suyo, hicieron que la carrera se adueñara del corazón de la gente. Es inevitable no guardar la imagen de Jorge Cortés (foto), su cámara y la moto, casi siempre a cargo del amigo Magagnotti. Jorge, integrante del Círculo de Cronistas Deportivos desde su formación, se convirtió en una figura que sigue estando aunque se haya ido…

Vvvvvv

Un Quijote y su compañero… El ciclismo argentino ha tenido y tiene grandes figuras. Es bueno destacar a Juan Curuchet, de Mar del Plata, el más ganador de ediciones de la Doble Bragado. Junto a Walter Pérez, se hicieron acreedores del oro olímpico, para orgullo nacional.

Vvvvvv

La Calle quiere agradecer a otro binomio. En este caso, integrado por el doctor Aníbal Rizzo y “Coco” Abelando. Haber podido ser acompañante en distintas etapas de la tradicional carrera, fue un premio inmerecido. En este caso, de última, es para lamentar no poder volver atrás en el tiempo… ¡Gracias!

Vvvvvv

El Destino suele tener sucesos que modifican la vida de las personas. La Calle recuerda, por ejemplo, la caída que sufrió Roberto Prezioso en una etapa que llegaba a 25 de Mayo. La presencia como médico de la carrera del doctor Marcelo Pérez De Rosa, decidió el traslado del ciclista para ser atendido en el Hospital de Bragado. Robertito finalmente se convirtió en habitante estable de una ciudad que lo aprecia y respeta.

Vvvvvv

El doctor Aníbal Rizzo y Darío Colla, “el ángel volador”. El ciclista, ganador de tres ediciones de la Doble, fue atendido por sentir una indisposición, antes de largar la etapa de una tarde sabatina. Esa circunstancia evitó males mayores: Colla estuvo internado en el Hospital y aumentó su natural cariño por Bragado, al reponerse satisfactoriamente. Fabián Morel es de los buenos amigos que desde hace años, tiene en Bragado. El Quijote (el ciclista), tuvo dos compañeros de ruta a los que siempre recuerda: el doctor y Fabián, bombero de corazón.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin