Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “La Justicia necesita tener los ojos vendados, pero la mente bien atenta”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La Calle reconoce que la Justicia está en medio de muchas tormentas. Desde los reclamos oficiales a la Suprema Corte, hasta las denuncias por lo que pasa en Formosa, la provincia que gobierna Insfran desde hace más de 25 años… Sin embargo, al mismo tiempo los jueces deben afrontar decisiones diarias y no todas trascienden.

Vvvvvv

El duro mundo de las drogas ilegales: Una joven señora, mamá de una nena con problemas de salud, fue detenida cuando llevaba entre sus ropas Un kilo de cocaína. En estado de mucha necesidad, sin obra social propia ni trabajo, aceptó hacer el “mandado” a cambio de una suma importante de plata.

Vvvvvv

Se convirtió en “mula” empujada por la necesidad. Sin embargo, terminó siendo detenida en un control policial. ¿Qué decidió la Justicia? La absolvió de culpa, debido a la situación que vivía. Es decir, la Jueza tuvo oídos para escuchar y corazón para entender.

Vvvvvv
Esto debiera pasar siempre. Detrás de la mayoría de los “pecados” existen atenuantes. Muchas veces está en juego la vida de seres inocentes. Cada causa es una historia, sobre todo cuando surge la responsabilidad de los más vulnerables.

Vvvvvv

Cannabis sativa: Es una planta que, con el paso del tiempo, aumentó su popularidad. Sobre todo, a partir de las virtudes de alivio para algunos males. Por esa razón se tolera que sean sembradas, pese a lo complicado que es determinar la finalidad de una plantación. La Calle piensa que se está avanzando en este tema, razón por la cual volveremos a ocuparnos de ella, conocida como marihuana…

Ocho años después
El día que Bergoglio se convirtió en Francisco, el primer Papa argentino

Por Julio Bazán.

¿Se acuerdan dónde estaban cuando se enteraron de que un argentino se había convertido en Papa? Yo estaba justo abajo del balcón en la Basílica de San Pedro, por la que tenía que asomarse el nuevo pontífice, encargado de transmitir ese hecho histórico a la Argentina.
La votación para elegir a los Papas es la más secreta del mundo, ciento quince cardenales estaban encerrados por segundo día consecutivo y no saldrían hasta que uno de ellos se convirtiera en el nuevo pontífice.
Ya estaba por anochecer en Roma ese 13 de marzo, la lluvia amenazaba desde las nubes oscuras y el frío cortaba como un cuchillo, pero yo no lo sentía, toda mi atención estaba acaparada desde hacía horas por la chimenea de bronce de la Capilla Sixtina, a la espera de que el humo oscuro se convirtiera en la fumata blanca, que anuncia la elección de un nuevo Papa.
-En ese momento tenía una sola certeza, que nuestro cardenal, Jorge Bergoglio, no iba a ser el preferido. No era un capricho, la nómina de favoritos nunca había mencionado al argentino.
Habían pasado nueve minutos de las siete de la tarde cuando una vibración como una descarga eléctrica nos sacudió a las ciento veinte mil personas que colmábamos la plaza, salía por fin el humo blanco y había nuevo Papa.
Cuando escuché el apellido tan familiar de BERGOGLIO, mi corazón se aceleró y la garganta se me cerró, hubo sorpresa y júbilo entre los argentinos. Finalmente, reaccioné para hacer el anuncio más importante de mi vida periodística: hay Papa ARGENTINO y se va a llamar Francisco…

XXXXXXX

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin