Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “La medicina en Bragado tiene mucha historia; es bueno poder valorarlo en tiempos donde la memoria suele aflojar”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Raúl Salvarredy, nació en Bragado el 6 de Septiembre de 1938. Egresó como Doctor en Medicina en la Universidad Nacional de La Plata. Fue presidente del centro de Medicina de esa Facultad y Secretario General de la Federación Universitaria Argentina entre 1963 y 1965. Presidió esta Federación entre 1965 y 1967, durante la dictadura de Onganía donde la FUA dirigió las grandes luchas del movimiento estudiantil que antecedieron a las grandes puebladas que se inician con el Correntinazo.
Raúl fue uno de los principales dirigentes nacionales del MENAP (Movimiento Estudiantil Nacional de Acción Popular), corriente antiimperialista y revolucionaria que confluyó con cuadros del Partido Comunista y la mayoría de la FJC, que rompiera con ese partido para fundar en 1967 el Partido Comunista Revolucionario.
En 1970 se radica en la Provincia de Tucumán, a la que se refirió siempre como su patria de adopción y donde constituyó su familia. Integra la dirección del PCR de Tucumán y ejerce con enorme dedicación la medicina en distintos hospitales del interior de la Provincia. La dictadura militar lo obliga a trasladarse con su familia a Buenos Aires en 1976. Allí continúa con su militancia revolucionaria y con el ejercicio de su profesión.
En Avellaneda, como médico de atención primaria, integrante del secretariado de ATE desde 1991 y militante partidario, logra conjugar nuevamente sus dos grandes pasiones: la medicina popular y la lucha revolucionaria.

Uno de los poemas de Raúl:
-Seguiré… (1991)
Hoy, después de mucho estoy inspirado,
otra vez para decir
me gustaría una noche morir de alegría
por haber vivido
por haber luchado, por haber servido,
porque no anduve al pedo en este mundo
porque en medio de una niebla,
a veces pertinaz,
siempre, al fin, a veces con trabajo,
siempre con ayuda
siempre, pispié la estrella, la luz, la senda, el camino,
y, lo más importante, siempre caminé y caminaré,
hasta esa noche que de alegría, por alegría, igual seguiré…

Foto antigua. Con muchos médicos, incluyendo los del Distrito Militar.

Un avance para Bragado; la incorporación al SAME. Hecho reciente.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin