Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “La verdad dispone de diferentes rostros y tiene múltiples colores”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La Calle ha ido cosechando vivencias, a lo largo del camino. En tiempos donde el Concejo Deliberante sesionaba en el salón de actos de la Municipalidad, nos quedó grabada una frase del concejal Rodolfo “Fito” Rodríguez. Se refería a la VERDAD, que no es blanca ni negra, sino GRIS… Su visión indicaba que nadie es dueño de todas las razones…

Vvvvvv

Somos de encerrarnos en “nuestra verdad”, sin darnos tiempo para pensar que también del otro lado, hay argumentos que no difieren tanto. Es casi seguro que el camino real sea una mezcla de ambas posiciones. Es que “Fito” era un verdadero sabio de la convivencia…

Vvvvvv

La política no siempre es como se la imagina. A partir de eso surgen desencantos que terminan por decidir el abandono. Tal el caso en estos días, de Daniela Monzón. Ha decidido no seguir, lo cual es una lástima. De la diversidad de opiniones surge la verdad. Cuando se insiste en navegar en la misma dirección, no se advierten otras vertientes y opciones. La Calle confía en el regreso a las arenas del pensamiento, de quien ahora se aleja con pena.

Vvvvvv

En homenaje a Miguel Albano. La Calle recuerda hoy a la fábrica Superpín, capaz de fabricar pinceles para toda la región. Don Saúl Nudelman fue su propietario y el antiguo edificio aún se mantiene en pie. Cuando se decidió el cierre, se hizo un respetuoso silencio. Es que el trabajo es lo que precisa la gente.

VVVVVVV

Vivir el operativo Vacunación en primera persona
-Muchos esperaron el momento con ansiedad; otros en cambio, sin mucho apuro…

Con la lluvia del jueves, los unos y otros se encontraron en el sector del Hospital destinado a la vacunación de los adultos mayores. Al menos, eso es lo que notamos en su mayoría, algunos conocidos, pero irreconocibles… detrás de sus barbijos… Fue la oportunidad para transformar la reunión en un necesario intercambio social.
La mayoría llegó en autos de familiares o remises, siendo ordenados con buena atención y sin apuro, para hacer los trámites previos. La imaginada visión de la aplicación de la vacuna, en este caso, de origen CHINO, sobrevolaba en todos, en su mayoría sin haber recibido dosis alguna.
Al personal hay que agradecer la tarea previa, tan eficiente que, a los pocos minutos, los vacunados ya estaban en el pasillo asignado a la previa de la vacunación…
Lo que pareció en algún momento, “mucho trámite para poco”, se transformó mágicamente en la cercana presencia del vacunador… Tomar asiento, saludar con afecto, levantar la manga del brazo, todo hecho mecánicamente. Hasta que el anuncio de la llegada del pinchazo, se diluyó en una especie de caricia. Mal haríamos en decir que dolió mucho… Es que cuando se previene tanto, el resultado se convierte en casi nada…
El trámite estaba cumplido, más rápido que un bombero… Enfermeras, enfermeros, mucamas, médicos, son BOMBEROS de la salud que atienden en otro Cuartel… Afuera llovía, pero no se sentía demasiado: es que estábamos vacunados…, uno de los modos (sin dejar los cuidados), de enfrentar al enemigo invisible y peligroso. Tal vez, olvidamos decir ¡GRACIAS!, aunque aún estamos a tiempo.

(Especial para “La Voz”)

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin