Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “Mercedes, voz de la tierra, de los derechos sociales, amiga de Bragado…”

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Mercedes Sosa, la voz de nuestra tierra
-Murió en octubre de 2009 -Es un símbolo de la canción popular y una mujer con grandes valores sociales

Por José Narosky

“Seres que volaron alto dejaron huellas muy profundas…”.
Quizá Mercedes fue la mayor voz del canto foclórico argentino.
Murió a los 74 años por problemas hepáticos y renales. Dejó el recuerdo de sus notables y personales interpretaciones con las que logró tener un lugar en el folclore nacional y posteriormente en la canción latinoamericana.
La magnitud de su trayectoria artística determinó que su velatorio se realizara en el Congreso de la Nación y con honores de embajadora.
En los últimos diez años de su vida, sus problemas de salud dificultaron en alto grado su trabajo, pero no opacaron en absoluto su hermosa voz de contralto.
Entre sus virtudes, diría que fue una mujer siempre cercana a lo social y con convicciones políticas firmes, que acertadas o no, defendió con todas las desventajas que podían significarle. Lo pagó con censuras, con listas negras e incluso con algún sabotaje a sus espectáculos.
Afrontó todo con entereza, hasta el exilio de su patria, el mayor castigo para alguien que amaba tanto a su tierra.
Una prueba más de su alma solidaria, es que en los últimos momentos de su exitosa carrera, decidió grabar “Canción para un niño en la calle”, para hacernos reflexionar sobre una problemática que muchísimos miran sin ver.
Poco antes de exiliarse por fuerza y subir al avión que la llevaría a Madrid, donde vivió 4 años de penosa soledad, grabó “Serenata para la tierra de uno”, que se editó en el exterior.
Cuando pudo volver de Europa, en 1982, tuvo un regreso con gloria. Llenó 13 veces el escenario del teatro Opera. Fue un verdadero reverdecer luminoso en la vida de la artista.

Tenía frases que revelaban su profundidad. Decía por ejemplo:
”El canto no es solamente un problema de voz, sino de personalidad. Cantar se aprende con la vida misma”.
O expresaba:
-”Un artista es un mundo de colores y sonidos. Captamos la belleza, la tristeza, las emociones, las alegrías y el dolor del pueblo. Todo eso penetra en el artista y es lo que expresa cuando canta”.
Para dar una idea concreta de su dimensión como cantante, mencionaré que actuó en el Lincoln Center y en el Carnegie Hall en los EE.UU., en el Coliseo de Roma y en nuestro Teatro Colón. Obtuvo entre numerosos premios el “Martín Fierro”, el “Konex” de platino y varios “Grammy”.
-Tuvo otras satisfacciones que no son medallas. Grabó con Luciano Pavarotti, con Andrea Bocelli, con Alfredo Kraus, con Caetano Veloso, y con muchos otros grandes del canto.
Haydée Mercedes SOSA –que así se llamaba- había nacido un 9 de julio de 1935 y era descendiente de franceses e indios diaguitas.
En su adolescencia, fue profesora de danzas nativas. Su consagración total como cantante la logró en el festival de Cosquín de 1965. Tenía, entonces 30 años.
-Su muerte, en octubre de 2009, fue uno de esos días que se cierran, para no abrirse. Diría que no fue una muerte individual porque enlutó a un pueblo. Mercedes Sosa fue una verdadera elegida, que con palabras simples supo expresar ideas profundas.
Y un aforismo final para esta grande de nuestra canción y para sus ideales que llevó hasta el último momento de su vida.
“Los años frenan impulsos. Pero… no aquietan latidos…”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin