Press "Enter" to skip to content

La frase de hoy: “No todas las noticias tienen final feliz; cuando llegan hay que compartirlas”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La tierna celebración de un chico de 6 años al terminar su tratamiento contra el cáncer

Henry Fethon pasó la mitad de su vida rodeado de doctores después de que le diagnosticaran leucemia.
Henry Fethon tiene seis años y, desde los tres, vive rodeado de doctores. Fue diagnosticado con leucemia en 2017. Desde ese entonces, le realizaron un agresivo tratamiento de quimioterapia. El chico celebró su último ciclo de radiación con el clásico “toque de campana”, un momento que emocionó a todos.
El toque de campana es una tradición en algunos hospitales alrededor del mundo. Cuando se oye ese particular sonido, implica que una persona entró en remisión o finalizó con éxito el tratamiento oncológico. Hacer sonar el timbre forma parte de una pequeña ceremonia que se lleva a cabo en el centro médico para despedir al paciente que por fin se va a casa.
Fethon reside en la localidad de West Hull (Reino Unido). Cuando tenía tres años, el pequeño empezó a experimentar algunos síntomas que preocuparon a sus padres como falta de aire y dolor de estómago. Lo llevaron a la guardia pero los médicos creyeron que el chico padecía una infección viral.
Meses más tarde, una doctora atendió a Fethon por otro tratamiento que le estaban haciendo y se dio cuenta de que tenía muy bajo el recuento de plaquetas, pequeños fragmentos de las células sanguíneas que contribuyen a sanar y a regenerar el tejido lastimado por diversas circunstancias. Tras un análisis de sangre llegaron al diagnóstico: leucemia.
Las leucemias son tipos de cáncer que comienzan en las células que normalmente se desarrollarían y se irían transformando y especializándose en diferentes tipos de células sanguíneas. Pero por alguna razón -aún desconocida- algunas de esas células primitivas pierden su rumbo y se degeneran. Los que presentan este proceso con mayor frecuencia son los glóbulos blancos.
“Cuando un nene supera el cáncer es como volver a nacer, porque sabe que la vida le dio otra oportunidad a él y a sus papás”, explica a Con Bienestar Lucrecia Alegrette (M.N. 134.725), especialista en oncología infantil. La médica asegura que el 75 por ciento de los casos de chicos con esta enfermedad se curan en su totalidad.
La celebración: En un primer momento, el tratamiento de Fethon debía finalizar a principios de febrero. Pero los médicos desaconsejaron que se le realizara la última sesión porque sería demasiado para él, por lo que decidieron ponerle un freno antes, el 24 de enero.
La familia ya contaba con las decoraciones y las pancartas para celebrar el momento, por lo que decidió adelantarlo. En el video, se puede ver cómo Fethon lloró de la emoción al tocar tres veces la campana junto a su familia y rodeado por los vecinos, que asistieron con distanciamiento a la ceremonia. El pequeño también lanzó un globo dorado al cielo.
Un medio local emitió en vivo el momento en su perfil de Facebook. El video tuvo más de 76 mil reproducciones y 660 comentarios. Una noticia que brinda una necesaria esperanza en momentos de gran incertidumbre.
VVVVVVVVVVV

Apuntes callejeros para el miércoles 3 de febrero
Es cierto: Las noticias no siempre encuentran final feliz. Acaba de pasar con un chico de seis años, en el Reino Unido de Gran Bretaña. En cambio, en nuestro país, el caso de Abigail, de 12 años, no pudo ser superado. Que se haya ido no quiere decir que no sea con felicidad. Ella, convertida en una estrella brillante. Ayudará desde allá a sus seres queridos.
Su familia vive en Río Hondo, Santiago del Estero. La lucha contra el mal, detectado en una de sus piernas, duró cinco años. El domingo 24 de enero se durmió para siempre, rodeada de su familia. Una autobomba de los Bomberos la trasladó hasta el lugar de su descanso. La historia de Abigail es una de tantas, en medio de la pandemia que afecta a todo el mundo.
Hay males que llegan y se curan; en todos los casos dejan enseñanzas. Hay que saber encontrar el mensaje que dejan. Hoy saludamos a Sofía que está cumpliendo años. Es parte de una constelación de estrellas que ayudan a iluminar el camino, cuando parece que todo está oscuro.
El mundo está necesitado de alivio y eso es válido para las vacunas contra el Covid-19-. El ruego es que pronto pueda llegar a todos.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin