Press "Enter" to skip to content

La increíble historia de la isla que cambia de país cada seis meses

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Se llama la Isla de los Faisanes y es el único ejemplo mundial de soberanía compartida entre dos naciones -España y Francia- en un mismo territorio

Todos los años, cada seis meses, Francia entrega 6.820 metros cuadrados de su territorio a España sin que se dispare un solo tiro. Medio año después, España devuelve voluntariamente esa misma tierra a Francia. Así ha sido así durante más de 350 años.
El lugar se llama Pheasant Island (en francés Ile des Faisans, en español Isla de los Faisanes) y queda sobre el río Bidasoa, en el País Vasco. No es fácil de encontrar ni de acceder: está cubierta de árboles y tiene un antiguo monumento que rinde homenaje a un notable evento histórico que sucedió allí en 1659.

Durante tres meses, españoles y franceses negociaron el final de su larga guerra en la isla, por considerarse territorio neutral. Los puentes de madera se extendieron por ambos lados. Los ejércitos estaban preparados cuando comenzaron las negociaciones.
Se firmó un acuerdo de paz: el Tratado de los Pirineos. Se intercambió el territorio y se demarcó la frontera. Y el trato se selló con una boda real, ya que el rey francés Luis XIV se casó con la hija del rey español Felipe IV.
-Otro detalle fue que la isla se compartiría entre los dos países, con el control rotando de uno a otro. Durante seis meses al año, del 1 de febrero al 31 de julio, está bajo el dominio español, y durante los siguientes seis meses es francés. Este tipo de soberanía conjunta se llama condominio. La isla de los Faisanes es el único ejemplo en el mundo.
El comandante naval de la localidad española de San Sebastián y su homólogo francés en Bayona, actúan como gobernadores o virreyes de la isla. En realidad, quienes se encargan de cuidarla por turnos son los alcaldes de Irún (España) y Hendaya (Francia).
El ayuntamiento de Hendaya envía un pequeño equipo una vez al año en bote a la isla para cortar el césped y cortar las ramas de los árboles. El río es de marea, por lo que a veces se puede llegar a la isla a pie desde España. Además de cortar el césped, la policía española ahuyenta a quienes hacen campings ilegales.
La isla es pequeña: poco más de 200 metros de largo y 40 metros de ancho. Está cerrada al público, pero muy de vez en cuando se invita al público a visitarlo en las jornadas de puertas abiertas, pero es un recorrido que suele interesarle a muy poca gente.

-Aunque cruzar la frontera hoy es muy sencillo, no siempre fue así: Bajo la dictadura de Franco, la frontera estaba fuertemente vigilada. Solía haber puestos de vigilancia cada 100 metros a lo largo del río frente a la isla para evitar que los oponentes entraran o salieran.
En estos días, los alcaldes de Irún y Hendaya se reúnen alrededor de una docena de veces al año para discutir temas como la calidad del agua y los derechos de pesca.
La isla en sí es de baja prioridad. Se está erosionando: Ha perdido casi la mitad de su tamaño a lo largo de los siglos.

La isla queda sobre el río Bidasoa, en el País Vasco. (Foto: AFP)

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin