Press "Enter" to skip to content

La influencia de la música en nuestras vidas

La música siempre ha formado uno de los elementos principales en la formación de la cultura y a su vez, puede influenciar, también, en las costumbres y emociones de los individuos. A lo largo de la historia la música ha sufrido diversos cambios, se pueden observar en las variaciones de ritmos musicales durante los años que van desde la música clásica, pasando por la música disco hasta llegar a la actual. Cada época ha tenido un estilo que la represente.
Los adolescentes son los más propensos a ser influenciados por los nuevos estilos musicales, ya que se sabe que los jóvenes construyen su identidad con el vestuario, la vestimenta, el peinado y la música. Los jóvenes se unen a grupos, esos amigos son el centro donde se forman los patrones de conducta que el adolescente seguirá.
En los grupos donde el elemento de unión es la música, las creencias se generan a partir de ella. La música es quien determina la manera de vestir, los peinados a utilizarse, la forma de moverse, incluso la forma de hablar. Este conjunto de creencias construye la identidad de ese grupo de pertenencia. Por esto es que la población joven es la que muestra mayor nivel de consumo de material artístico, ya sean discos, remeras, vasos o revistas.
En un mundo que tiende a la homogeneidad extrema, la música parece ser la última salida donde mostrar una diferencia, ser original, independiente o rebelde e ir contra la corriente.

Relación entre la música que escuchamos y nuestra personalidad

Es lógico pensar que lo que escuchamos en nuestra vida diaria influye en nuestro ánimo y manera de pensar; esto quiere decir que la selección musical puede ser vista como un reflejo de la personalidad. Recientes estudios indican que el gusto musical revela mucho más de lo que se piensa.
A pesar de que no se puede decir mucho de una persona si solo nos enfocamos en los géneros musicales que escuchan, si es posible obtener una idea general de su personalidad, debido a que se suele tener tendencias a ciertos tipo de canciones sin importar el género. Es por eso que estas investigaciones se han enfocado en agrupar la música por sus características emocionales.
Para empezar un estudio de la Universidad de Texas (EE.UU) realizado por Samuel y Peter Redford, quienes han creado cuatro categorías en las que se pueden agrupar. La división de personalidades musicales basadas en la música de la potencia americana es la siguiente:
Los amantes del jazz, música clásica y blues muestran regularmente altos niveles de apertura a nuevas experiencias, buenas habilidades verbales y estabilidad emocional, también tienden a ser tolerantes y con ideas liberales.
Los simpatizantes del country, pop y música religiosa, son conservadores, políticamente tienden a seguir al rebaño y escuchar su música convencional, usualmente son sometidos agradables y concienzudos. Este tipo de personas son, según el estudio, poco estables emocionalmente y menos desarrollados en cuanto a sus habilidades verbales.
Los oyentes del rock, música alternativa y metal tienden a ser impulsivos, duros y tienen un deseo de dominar a aquellos que perciben como más débiles. Estos son extrovertidos, atléticos y creen ser muy inteligentes, aunque no siempre lo serán.
Por último, quienes escuchan música electrónica, rítmica y energética son extrovertidos, liberales y atléticos, además de que tienden a dar poca importancia a las fallas de los demás.
Si bien este estudio suena reduccionista, un nuevo estudio sobre este tema no hace más que reforzar la idea de que los gustos musicales dicen demasiado de una persona. Quizás más de lo que pensamos.
Este nuevo estudio fue hecho por la Universidad de Cambridge, en este caso existen algunas diferencias con el anterior. Para resumirlo éste simplemente divide en dos los modelos de pensamiento.

Están en primer lugar aquellos que reaccionan de acuerdo a las emociones propias y ajenas, por otro lado, están las personas que buscan patrones en el entorno. Este estudio es aparentemente más puntual en cuanto a los gustos musicales, ya que, este se basó en la información extraída de cuatro mil voluntarios, mediante la aplicación “my personality” de Facebook y, posteriormente, en un cuestionario sobre gustos musicales. El resultado fue sorprendentemente preciso:
El estudio refiere que los sistematizadores son más afines al jazz, punk y hard rock y ciertos experimentos sonoros, teniendo evidentemente una manera de pensar más metódica, mientras que los simpatizadores suelen preferir rock suave, pop y cualquier tipo de música tranquila y melódica.
Según David Grinberg, quien encabezó esta investigación, sería posible simplemente dar un vistazo a los likes de Facebook de una persona, o sus listas de reproducción para predecir su estilo de pensamiento.
“Aunque las preferencias musicales de la gente también con el tiempo hemos descubierto que los niveles de empatía de una persona predicen qué tipo de música te agrada, de hecho, su estilo punitivo ya sea si es fuerte empatía o entre todos puede ser un mejor pronosticador el tipo de música que les gusta que su personalidad”
El tema sin duda es muy interesante y también algo inquietante, mucho más cuando intentamos descifrar a los demás a partir de la música que escucha.
CONCLUSIÓN
La música tiene el poder de influir cultural, moral y emocionalmente en nuestra sociedad. Por lo tanto, cuanto más intencionales se vuelven los músicos en sus sonidos, los mensajes y los estados de ánimo que crean y liberan a través de su arte, más poderosos se vuelven para crear impactos positivos y profundos.
Existe la posibilidad y responsabilidad como artistas y músicos de cambiar el mundo que nos rodea, debido a la influencia que tienen, y eso realmente hace que la música sea algo a lo que valga la pena dedicarle una vida. Es por esto que estaremos entrevistando a diferentes personalidades de nuestra localidad que hace años decidieron abocar su vida a la música.

Compartir en: