Press "Enter" to skip to content

La máquina de reciclado que diseñaron y fabricaron alumnos de la Escuela Industrial

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La institución le da forma al prototipo de una máquina para triturar cubiertas. El director Pablo Cortés, explicó el proyecto junto con los alumnos y docentes a cargo de su propuesta.

Los alumnos que idearon el proyecto se encuentran en el séptimo año con orientación en electromecánica de la Escuela Técnica. La idea surgió hace dos meses, realizaron el diseño con planos y medidas, y hace un mes del proceso de fabricación. El prototipo se basa en una máquina para cortar cubiertas a presión, y así poder reducir su tamaño para triturar más fácil; el resultado es la cubierta en largas tiras con un ancho de cuatro centímetros. Como fin, también tiene un gran aporte hacia el medioambiente, porque al reducir el tamaño, se pueden reciclar y no se llegan a incendiar ni a generar contaminación. Además, reduciría el espacio al momento de transportar las cubiertas.
También, dentro de la institución están fabricando un horno pirolítico que permite expulsar los gases de las cubiertas al fuego y pasan a través de tuberías que enfrían y así a determinada temperatura se obtienen el aceite, el gasoil, la nafta y el thinner. El gas que no se terminó de quemar se reutiliza para inyectar energía/calor al horno nuevamente.
Cristian Vásques y Luis Saracco son los profesores a cargo de los talleres, y los acompañantes de los alumnos es este gran proyecto. El profesor de Prácticas Profesionalizantes, Luis Saracco comentó: “La idea nace al ver el problema que queda con las cubiertas que se descartan. Esta máquina sería el inicio de un proyecto demasiado ambicioso porque al comenzar con este prototipo podríamos terminar haciendo el caucho que se utiliza en las canchas de fútbol, también los tacos de cotorro de los vehículos y cuando el caucho está muy triturado se utiliza para el asfalto de la ruta; es un proyecto que no tiene final, simplemente se necesita que se haga con tiempo y dedicación con el fin del reciclaje. Si esto se lleva a cabo estamos ayudando a la municipalidad, que tiene cubiertas sin uso y le lleva mucho dinero deshacerlas”.
Además, explicó cómo funciona la máquina: trabaja con dos cuchillas y en el medio se coloca la cubierta y comienza a cortar y distribuirla en tiras. De ahí, se puede llevar al horno de pirolisis o si se descarta se encargará el municipio, y se verán beneficiados por la reducción del espacio gracias al proceso de la máquina.
Vale destacar que todo el proceso del diseño y la construcción de la máquina, fueron implementados durante todo el secundario: desde limar y soldar, hasta calcular la reducción de velocidad.
El profesor a cargo del taller y de la electricidad de la máquina, Cristian Vásques explicó: “Es importante resaltar que los chicos trabajan y aplican todo el conocimiento que adquirieron desde el primer año; la idea en general es que puedan realizar máquinas que sean útiles y que salgan al mercado, y que ellos mismos puedan formar su cooperativa y darles un valor agregado a sus productos, es decir, desde la institución los ayudamos en ese sentido. Para nosotros, el hecho de que estén fabricando un producto y que salga al mercado con autoridad ambiental es muy fructífero, nosotros sólo acompañamos a los chicos en el trayecto y ellos los autores”.
El director de la escuela, Pablo Cortés comentaba: “Detrás de este proyecto hay muchas personas involucradas, desde preceptoras, docentes, auxiliares y toda la comunidad educativa que permiten el ámbito para que se pueda desarrollar esto. Todos los méritos se lo llevan los alumnos, que están aplicando todo el aprendizaje. Es algo único en la escuela, ya que hace bastante tiempo no generaba una máquina completamente hecha en Industrial, diseñada y fabricada hasta el torneado de los platos y millones de trabajos detrás. La máquina está destinada a ECOBRAG; allí la escuela técnica tendrá un sector donde estarán las máquinas que reciclan materiales y, además tendrán su espacio como cooperativa de investigación y desarrollo para generar nuevas máquinas relacionadas con el reciclaje. La cooperativa tiene como función ser incubadora, los acompañamos durante dos o tres años hasta que los chicos puedan encontrar qué es lo que desean realizar y comenzar con su micro-emprendimiento”.
Otros proyectos a futuro que tienen en mente son por ejemplo: seguir trabajando con el gaucho, trabajar con plástico para seguir reciclando, utilizar el telgopor junto con el horno pirolítico, diseñar una máquina para triturar botellas de plástico para las instituciones educativas; piensan el reciclado interno de la institución, por ejemplo, para ayudar en las herramientas de los alumnos del primer año.
Este proyecto de prototipo comenzó en el año 2020 y a causa de la pandemia, estuvo varado pero los egresados del año pasado lograron diseñar algunas ideas de manera virtual. El diseño era de una máquina más compleja y se convirtió en un proyecto “ambicioso” como dijo el profesor Luis Saracco, ya que la máquina se dedica a triturar sin el proceso de cortar.
La mayor parte de la máquina fue financiada por Carlos Bielsa. “Él nos planteó financiar la máquina completa, pero nosotros tratamos de ser cuidadosos de poder cumplir con lo que prometemos y fijamos la fecha del terminado de la máquina en octubre, y lo estamos logrando en dos meses, es un gran orgullo”, afirmaba el Director Cortés.
Los directivos y docentes se sienten muy orgullosos del arduo trabajo de los alumnos, ya que tenían planificado terminar la máquina para fin de año, y lo están logrando en dos meses, con ganas y dedicación.
Los encargados del proyecto son los alumnos: Acosta Teo, Bartolomé Leopoldo, Castro Juan Cruz, Contreras Juan Cruz, Cusato Gonzalo, Demarchi Marcos, Dorado Luis, Duarte Juan Román, Fuentealba Ezequiel, Ravetto Valentín, Rivero Agustín, Chazarreta Joaquín, Lovillo Martín, Maldonado Marcos, Maldonado Martina, Mazzini Ariel, Perafán Nahuel, Podstawa Agustín, Ramos Marcos, Salazar Julián, Tabares Tomás y Vásques Benjamín; junto a los docentes: Luis Saracco y Cristian Vásques.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin