Press "Enter" to skip to content

La mujer de los mil emprendimientos

Ella es Romina Rocha, queríamos presentarla, para que no pierdan la oportunidad de ver todo lo que hace.

Hace algunos días nos contactamos con ella y súper dispuesta nos contó una pequeña parte de su historia. Es oriunda de nuestra ciudad, reside acá, estudio Tecnicatura de Laboratorio Clínico, de lo cual ejerció durante varios años, pero por cuestiones de salud tuvo que renunciar, pero eso no podía impedir que haga algo, entonces, decidió abrir un showroom en su hogar.

La mujer de los mil emprendimientos

Además nos cuenta, que toda la vida tejió, desde muy chiquita, pero solo “le vendía” a sus familiares y amigos, a los más cercanos. Pero en el contexto pandémico, empezó a ofrecer sus tejidos y sus artesanías, porque además de eso, hace mándalas y árboles de la vida.
“A raíz de la pandemia y de la aceptación, de a poquito fui sumando clientela, en el momento de tomar la decisión de dejar de trabajar en el ámbito de salud, tenía la posibilidad de poder abrir este showroom en mi casa”. Este sitio, se encuentra abierto de jueves a sábados, también realiza envíos a domicilio y por Correo Argentino.
“Tejo desde muy chica, aprendí a tejer con mi abuela y mi mamá, en mi casa, a los 8 años más o menos. Mi primer trabajo fue una bufanda, siempre me hice prendas para mí o para alguien de la familia”.
Romina cuenta con dos páginas de Instagram, una es @filautiabyromirocha y la otra @showroom_de_tejidos.
En sus diferentes trabajos a lo largo de su vida conoció mucha gente, lo que le abrió las puertas a emprender y llegar a más personas.

La mujer de los mil emprendimientos

Vende cosméticos, revende lencería para dama, ofrece sus tejidos y decoración para el hogar, cómo verán, no sé queda quieta y siempre busca más. En conjunto también trabaja con una de sus amigas, a la que le ofreció un espacio para sus productos, que son velas y aromatizantes. Quiere generar un espacio donde se encuentren varias cosas, dónde pueda mostrar sus trabajos pero también el de otras personas.
Con el nombre de su showroom buscaba poder englobar, encontrar algo que “abrace” la idea de dar lugar a qué “todas podemos, todas las que emprendemos, que somos mujeres que por una necesidad o por otro motivo, tomamos la decisión de crear o de ofrecer un producto terminado para un fin económico “algo que en estos momentos ayuda mucho. Pero más allá del dinero, el amor en cada trabajo es único, como su energía también, busca que cada cliente se lleve algo que le brinde luz, amor, felicidad.
Romina busca siempre innovar, poder llegar a más gente, por eso ahora comenzó con los talleres de tejido. En su local pueden encontrar diferentes medios de pago y mucho amor. Acércate y conócela, no te vas a arrepentir.

Compartir en: