Press "Enter" to skip to content

La nueva caja de Pandora solo guardará a la creatividad para salvarnos como especies

-El desarrollo de la inteligencia artificial pone en riesgo múltiples trabajos asociados a la clase media -Abogados, jueces, administrativos y banqueros son las profesiones más amenazadas.

El mito griego de la caja de Pandora, nos relata que mientras Epimeteo dormía, Pandora tomó la caja que este escondía y la abrió por simple curiosidad. Al levantar la tapa escaparon de ella todas las desgracias y males que podían afectar al hombre, y se extendieron por el mundo: enfermedades, sufrimiento, guerras, hambre, envidia, ira… Sin embargo, en el fondo había quedado la esperanza y Pandora logró cerrarla evitando que escape. A partir de entonces los humanos padecieron toda suerte de males, pero incluso en medio de los más terribles de ellos, siguen conservando la Esperanza.
Desde el nacimiento del mito, nos hemos desarrollado como especie, sobre todo en materia de tecnología y actualmente hemos abierto la caja de Pandora nuevamente, mediante el desarrollo de la inteligencia artificial (ID).
-¿Pero qué tan peligrosa puede ser? Bueno no necesariamente debemos llegar al escenario donde las máquinas se vuelvan contra nosotros, como múltiples películas usan como argumento. El escenario podría ser pacifista, pero mucho más siniestro para un sector de la población, la denominada clase media.
Stephen Hawking advertía sobre el desarrollo de la ID, cuando afirmó en una entrevista “…Una vez que los seres humanos desarrollen la inteligencia artificial, está despegará por sí misma y se rediseñará a un ritmo cada vez mayor. Los humanos, limitados por su lenta evolución biológica, no podrán competir…”.
Pero no es el único que tiene esta mirada sobre estos desarrollos. El propio Elon Musk creador de Tesla o SpaceX, dos empresas fundadas sobre el desarrollo tecnológico y de inteligencia artificial, afirmó en otra entrevista “…con la inteligencia artificial estamos invocando al demonio…”

EL DESARROLLO DE LA ID IMPACTARÁ EN EL MERCADO LABORAL
Un estudio del año 2013 de la Universidad de Oxford, bajo el título “El futuro del empleo: que tan susceptibles son los trabajos frente a la computarización”, el cual, si bien ya tiene sus años, aún conserva su vigencia en forma impresionante.
El mismo advertía que aquellos trabajos vinculados a las emociones, la creatividad o el pensamiento crítico tenían poco riesgo de ser sustituido por máquinas, programas de computadora o inteligencia artificial. Pero también concluía que el 47% de los empleos de los Estados Unidos, corrían un alto riesgo de ser sustituidos por un robot, ya que son trabajos que se basan en tareas muy específicas, repetitivas o exigen manejar muchísimos datos. Entre las mismas se encuentran: banqueros, administrativos, consultores, todos empleos para los que una máquina se encuentra mejor preparada y al mismo tiempo, en su mayoría, empleos vinculados a las clases medias.
No es casualidad que en los últimos años hayan disminuido los trabajos de la clase media, según el estudio de Media Development Report 2016, creciendo los trabajos que demandan altos estudios o los trabajos temporales de mala calidad y mal remunerados. Ahora estos estudios ya tienen más de cinco a diez años y desde entonces la tecnología se ha desarrollado a niveles inesperados. Un ejemplo de esto es cuando Google trabajaba en el año 2014 en el primer auto autónomo, debido a las complejidades que demanda el acto de conducir un auto, determinó que pasarían años antes de poder ver funcionar esta tecnología en los años venideros. Un año más tarde Tesla sacó su primer modelo autónomo. En los últimos años, profesiones asociadas a la gastronomía, la construcción, el transporte o la seguridad, están siendo amenazadas.
Pero no son las únicas, otras muy valoradas como la medicina, abogacía, o la propia justicia, se ven amenazadas, con lo cual es la primera vez en la historia de la humanidad que un título superior no garantiza mejores condiciones de empleo. Solo para ver algunos ejemplos, en Inglaterra 15% de las grandes firmas de abogados suplantó a profesionales por robots en los últimos tres años. En Estonia se prevé reemplazar a jueces con robots basados en inteligencia artificial, lo que permitiría acelerar decenas de casos atrasados que los jueces y secretarios judiciales no pueden hacer frente actualmente. Los “jueces robot” se encuentran todavía en una primera fase y se prevé una prueba piloto centrada en disputas contractuales a finales de este año.

UN ESCENARIO APOCALIPTICO PARA LA CLASE MEDIA
Argentina siempre se caracterizó por ser el país de Latinoamérica con el mayor porcentaje de clase media. Al mismo tiempo se sabe que, por sus capacidades de consumo y de impacto en la economía, la clase media es una de las principales fuentes de ingresos del estado nacional, a través de los diferentes aportes impositivos que efectúa. ¿Pero de qué porcentaje de la población estamos hablando?
Siguiendo los enfoques clásicos denominados “objetivos”, a partir de una variable focal muy economicista (ingreso, consumo), podemos realizar un análisis pormenorizado de la distribución intra “clase media”. Así podríamos observar cómo existe una gran dispersión de casos.
-En Argentina, si mirásemos únicamente al bloque de la “clase media”, podríamos afirmar que entre el primer trimestre de 2015 y el de 2019, ese grupo pasó de ser el 43,5% al 37,4%, en términos “objetivos”.
Otro estudio realizado por Celag, que busca resolver la complejidad de lo heterogénea de esta clase, desde la autopercepción de clase, revelaba que en mayo 2020 en Argentina, la “clase media” se constituía por un 41% que se autopercibe como “clase media de toda la vida (CMTV)”, un 27,8% como “clase media con miedo a ser baja (CMMSB)”, un 7,1% como “nueva clase media (NCM)” y un 3,2% como “clase media-alta”.
-Ahora bien, el desarrollo de la ID no es solo una catástrofe a nivel de desempleo, significa que un importante sector de la población dejará de contribuir al sistema social. Así se resentirá la educación, la salud, habrá menos aportantes al sistema de jubilación por reparto, entre otros. La pregunta de fondo es porqué nadie está hablando de esto, porque entre otras cosas, sería reconocer tres grandes problemas.
El primero que la educación no nos está preparando para el desafío que se viene, donde frente a tareas repetitivas y gestión administrativa de datos e información (las cuales pueden ser realizadas en forma mejor por una máquina), aquellos estudios que fomenten aspectos como pensamiento crítico, pensamiento abstracto, gestión emocional, integración grupal, conocimiento multidisciplinar, tendrán mejor posibilidad de preparar a las personas para obtener trabajo en esta cuarta revolución industrial por la que estamos atravesando.
El segundo que en los próximos 10 años, entre un 40% y un 50% de los trabajadores actuales, podrán ser reemplazados por máquinas. Con ellos no solo un importante sector de la población dejará de generar ingresos, provocando una crisis social sin precedentes, sino también que el estado dejará de percibir un importante aporte de ingresos a través de impuestos lo que terminará por provocar en principio, la falta de recursos necesarios para hacer frente a esta situación y resentirá la prestación de servicios. Esto atará al estado a tener que contraer mayores deudas y realizar reformas impositivas y fiscales.
La tercera, que estos estudios especiales y superiores que permitirán garantizar la empleabilidad en esta cuarta revolución industrial, requerirán de un importante desembolso económico. Por esta razón las posibilidades para las nuevas generaciones se recortarán aún más y la brecha entre quienes más recursos tienen y los que no, se ampliará.
Si bien hemos abierto una nueva caja de pandora con el desarrollo de la inteligencia artificial, también hemos logrado cerrarla a tiempo: las máquinas son incapaces de sentir o generar empatía. Es por eso que el desarrollo personal en áreas como el pensamiento crítico, la inteligencia emocional, el trabajo en equipo y el liderazgo colaborativo, se presentan como aquella esperanza en el fondo de la caja.

Media Development Rport 2016
Cambio anual de empleo
España salarios bajos 0.35, medios -0.75 altos 0.52
Francia salarios bajos 0.35, medios -1 altos 0.58
Reino Unido salarios bajos 0.15, medios -0.8 altos 0.6
Grecia salarios bajos 0.85, medios -1.15 altos 0.39
Alemania salarios bajos 0.25, medios -0.52 altos 0.46
Estados Unidos salarios bajos 0.09, medios -0.35 altos 0.28
Irlanda salarios bajos 0.44, medios -0.44 altos 0.18
México salarios bajos 0.41, medios -0.29 altos 0.15
Chile salarios bajos 0.08, medios -0.06 altos 0.09