Press "Enter" to skip to content

La ovación final

“Flight 956, voy a extrañar
Tu belleza es como un resplandor
Estoy tan cansado que
No tengo fuerzas para discutir
Es tan triste esta vez que no puedo hablar
Flight 956, el tiempo dirá
Yo sé que vos vas a regresar”…

Así rezan las estrofas de “Flight 956”, la onceava canción del álbum “Porco Rex” ensamblado con voz de Patricio Rey, la batería de Martín Carrizo, entre otros músicos. Dicho álbum salió a la luz un 6 de diciembre de 2006, transformándose en el segundo disco de “Indio Solari y Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado” el cual marcó a fuego a toda una generación. 
Se dice que cuando las leyendas musicales se unen, las maravillas surgen. Es de público conocimiento la trayectoria en los escenarios de Patricio Rey, pero… ¿Quién fue Martín Carrizo?
Nacido en Buenos Aires el 3 de enero de 1972, Martín, desde muy corta edad, sintió atracción por la música rock en particular. En una entrevista con Mercedes Onorato explicó que utilizó la plata que recibió, a los nueve años, de su comunión para comprarse una batería de juguete, la cual le duró menos de 24 hs. Es por esto que desde los nueve hasta los catorce insistió a sus padres para que le compraran una batería real. Después de tanto insistir, en unas vacaciones familiares, llegó su instrumento tan anhelado. 
En 1994 inició su carrera musical en “A.N.I.M.A.L”, donde formó parte de los álbumes “Fin de un mundo enfermo” y “El nuevo camino del hombre”. Con “A.N.I.M.A.L” recorrió casi todo el país, Sudamérica, parte de Centroamérica y algunas ciudades de Estados Unidos (realizando más de 400 recitales), en 1997 decidió alejarse de la banda por motivos personales.
 Poco tiempo después Walter Giardino lo invitó a ser el baterista de su proyecto solista llamado “Walter Giardino Temple” donde se grabó el único disco que tiene este proyecto. Con Walter llenó dos teatros Maipo, un Estadio Obras y un estadio mundialista de Mar del Plata 
 Inmediatamente, Martín fue llamado por Gustavo Cerati para que fuese su baterista en la grabación del disco “Bocanada”, volviéndose parte fundamental de dicha pieza. Cerati también le ofreció ser parte de su primera gira fuera de Soda Stereo. Realizaron setenta shows por toda Sudamérica, Centroamérica y varias ciudades de Estados Unidos.
 En el año 2003 decidió regresar a A.N.I.M.A.L., no solo como baterista y compositor, sino también como arreglador, productor técnico de grabación y técnico de mezcla. El disco fue creado en el estudio del propio Martín Carrizo: “MC Producciones”.
 Este disco, llamado “Combativo” mostró un sonido bastante renovado y fue editado por Universal México y distribuido en casi todo el mundo. Con “Combativo” hizo varios shows en Argentina, México y un show en Rock al Parque (de Colombia). A fines de 2005 la banda se disolvió definitivamente.
 En 2006 Carrizo fue nominado como mejor baterista de los últimos veinte años del rock en Argentina, premio que entregaba “Rock&Pop” para los “Rock&Pop Awards”.
Durante el año 2007, Carrizo fue convocado por el Indio Solari como ingeniero de sonido, para realizar el disco “Porco Rex”, donde acompañó, también, con su batería en varias de las canciones en el mismo. En el año 2008, el Indio Solari invitó a Martín Carrizo a tocar en el cierre de su gira en el estadio de La Plata, los últimos temas de esos dos shows. A partir de ese momento, el indio lo incorporó a su banda, además de ser su ingeniero de grabación. En 2010, nuevamente con Indio Solari, participó en su tercer álbum “El perfume de la tempestad”, en 2013 del cuarto “Pajaritos, Bravos Muchachitos” en ambos casos como baterista e ingeniero.
 En 2017 se anuncia que no iba a formar parte del show que el Indio Solari daría en Olavarría (al menos no arriba del escenario) por «una enfermedad que le impedía tocar», y unos meses después anunció que padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica (E.L.A). 
La esclerosis lateral amiotrófica, es una enfermedad de las neuronas en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios. Martín debido a su enfermedad decidió realizar parte del tratamiento en Estados Unidos, donde se lo trató con las últimas tecnologías de punta para esta enfermedad.
Desafortunadamente ayer, martes 11 de enero, el mundo amaneció con la terrible noticia de que Martín Carrizo, el baterista que todas las bandas deseaban tener, falleció a sus 50 años. Es por esto que el mundo del rock nacional e internacional le realiza la última ovación a este músico extraordinario que dejó su arte impregnado en los oídos y corazones de miles de personas.

Compartir en: