Press "Enter" to skip to content

“La Voz” dialogó con Mercedes Puricelli

-“La mujer tiene que entender que en este mundo complejo, debe involucrarse con responsabilidad”

Si pensamos en mujeres que han impactado en la vida pública local, en el ámbito de la política viene a nuestra cabeza inevitablemente Mercedes Puricelli. Su vida militante, ya sea en su paso por el Consejo escolar, como Consejera General de Educación, en su rol de concejal o como Diputada Provincial, contribuyó al desarrollo de la educación en nuestra comunidad a tal punto que 15 de los servicios en establecimientos educativos de nuestra ciudad, se debieron en forma directa a su gestión. También debemos reconocer su aporte en diferentes instituciones en nuestra ciudad, de hecho, con sus 82 años actualmente preside el Club Argentino de Servicio, como así también en diferentes momentos de nuestra historia impulsó eventos sociales tan importantes como las Feria del Libro.

“La Voz” dialogó con Mercedes Puricelli

Al consultarla sobre como influyó su rol de mujer en la vida pública, Mercedes nos recordó que milita desde los 13 años en los clubes colegiales y en el partido. Su casa alojó a grandes dirigentes del radicalismo en su visita a Bragado, como Balbín o Alfonsín. “Mi militancia en la política y en la sociedad civil tenía un sentido el cual hoy es muy distinto… En mi andar, nunca tuve problemas por ser mujer y no se cruzaba por la mente el tema del cupo femenino. Uno llegaba por mérito, trabajo y reconocimiento; por esa razón nunca tuve problemas. A las mujeres les ha costado mucho; tanto en el trabajo como en la política, pero creo que el tema de cupo tampoco contribuye. La mujer debe conseguir el lugar por mérito, hay que prepararse y superarse. También el cupo trae sus problemas. Está “la mujer de…”, “la hermana de…”, hoy no puede reelegirse el gobernador y “pone a su señora”. Personalmente no noté ni sufrí mi condición de mujer en donde he participado”.
Sobre lo que rescata de su paso por la vida pública, Mercedes menciona “…Creo que la pasión por militar es brindar un servicio público y nunca servirse de lo pùblico. Uno deja huellas y postas que otros siguen. Tengo la suerte de haber militado en diferentes ámbitos y ejercer diferentes roles. A Bragado siempre lo tuve presente para favorecerlo, me queda la gran satisfacción de haber dejado desde el año 1983, la creación de cinco jardines de infantes para Bragado y la preparación de uno nuevo para su creación, el Nº 915 junto a las gestiones para la compra de tierra que hizo la Senadora Posadas. Creamos el CEF, el Instituto de Formación Docente, se creó la primera Escuela de Educación Media de la Provincia en Irala y pudimos vincularla con la de Comodoro Py como anexo, creamos los Centros de Educación Complementarios. Creo que, en educación, en ese andar por los distintos cargos públicos, me permitió dedicarme e invertir cada recurso en acción para alcanzar estos objetivos. Eso es lo que debe hacer el militante que camina por ideales”.
Ante la actual situación de la mujer, Mercedes reflexiona “La lucha de las mujeres hoy se ha convertido solo en eso, en la cuestión de género. Sin embargo, las violaciones, el maltrato y el asesinato aumentan. Crean cada vez más cargos y ministerios y el problema se agrava. La lucha que nosotros llevábamos era completamente diferente, ni siquiera era lucha, era trabajo para generar igualdad de derecho… y en el medio tanta violencia”.
Al momento de pensar un mensaje a las mujeres hoy en día, Mercedes expresó “creo que la mujer tiene que entender que en este mundo complejo, debe involucrarse con responsabilidad. Hay que caminar tratando de dejar una huella, porque junto a ella van sus hijos, va la sociedad y toda esta nación argentina dolida”.
Finalizó “La mirada de la mujer va al lado de la del hombre. Debemos entender que no debemos ir uno sobre otro. Debemos ir uno al lado del otro. Hombre y mujer fuimos criados con distintas cualidades, es ahí donde lo importante es amalgamarse para andar. Por otro lado, la mujer no puede y no debe quedarse en casa. El mundo precisa que la mujer siembre con su mirada y magnifique el rol que Dios le ha dado. Cada una de acuerdo a las virtudes que posee, debe apostar a esto porque al mundo lo hacemos entre todos. El género no hay que ponerlo como una cualidad, sino realmente la mujer debe tener los méritos suficientes para ocupar todos los lugares que su rol le permite ocupar. De lo contrario nunca saldremos de la pelea entre hombres y mujeres”.

Compartir en: