Press "Enter" to skip to content

Las Universidades Públicas dan otro golpe al discurso de la meditocracia

Entre las 10 principales universidades del país 9 son públicas y cinco están en territorio bonaerense.

Si bien es cierto que en las últimas décadas la educación superior no es garantía de obtención de trabajos buenos y progreso social, como si lo era en otra época, producto de desarrollos tecnológicos y los cambios en el mercado que vuelven inestables los escenarios para los profesionales, también los estudios demuestran que la educación superior sigue siendo el único camino que contribuye a estar mejor preparados frente a estas transformaciones.
Durante años se ha debatido respecto al prestigio y educación de las casas de alto estudios de nuestro país, llegándose a poner en duda si las universidades públicas podrían seguir disputando los primeros lugares en Argentina y la región frente a las alternativas privadas. Partes de estos ataques que sufrió la educación universitaria pública cuestionaban el tipo de formación crítica que reciben sus estudiantes, frente a las propuestas educativas promercados que se impone desde la educación universitaria privada.
En esa línea, quizás por su responsabilidad pública al haber estado al frente de una provincia de Buenos Aires, el discurso que más justificaba estas críticas a la educación pública superior fue el de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, cuando en una cena organizada por la ONG Rotary, emitiría durante su discurso la siguiente afirmación “¿Es de equidad que durante años, hayamos poblado la provincia de Buenos Aires con Universidades Públicas, cuando todos los que estamos acá sabemos, que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”.
Han pasado años de aquella afirmación que hacia foco sobre la cantidad de casas de altos estudios que se habían inaugurado en territorio bonaerense en las dos primeras décadas de este siglo, sin embargo, nuevamente la ciencia vuelve a demostrar la importancia de la educación pública superior no solo para nuestro país, sino también para la provincia. Pero además deja en claro como la educación pública se encuentra mucho mejor ubicada en materia de conocimiento y apertura al mundo, que los principales modelos privados en nuestro país, en gran parte gracias a seguir fortaleciendo la mirada crítica.

QUE DICE EL RANKING
La última edición del Ranking Global de Universidades, realizado por el Laboratorio de Cibermetría del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), volvió a ubicar a las universidades públicas por sobre las privadas en nuestro país, de hecho, varias universidades bonaerenses lograron estar entre los primeros puestos.
El estudio del Ranking Global de Universidades, tiene la característica de efectuarse todos los años con un alcance de más de 200 países y en esta edición se evaluaron más de 31 mil universidades. Su ranking se encuentra dividido en tres sub ranking, los cuales son las variables que evalúan, para luego promediarlos y sacar el puesto final. Estas variables son “Impacto” o el alcance formativo que tiene, “Apertura” la capacidad de incorporar conocimiento y vincularse con otras instituciones para tal fin, y finalmente “Excelencia” o calidad en los contenidos que ofrece a sus alumnos. En nuestro país fueron evaluadas un total de 145 casas de estudios en todo el territorio nacional, entre públicas y privadas, manteniendo estos parámetros.

EL TOP TRES NACIONAL
Al momento de evaluar las tres mejores universidades del país el primer puesto lo obtienen la UBA (Universidad de Buenos Aires), esta se encuentra ubicada en el puesto 10 a nivel latinoamericano y 367 a nivel global. La tradicional casa de estudios sigue dominando el prestigio académico nacional en dos de las tres variables contempladas, primera en cuanto a impacto y excelencia; no así en cuanto al ítem apertura, donde es superada por la que se encuentra en segundo puesto.
En segundo lugar, está la Universidad Nacional de La Plata, que es la 15° de toda América Latina, ubicándose en el puesto 550 a nivel mundial. En este sentido, la UNLP se encuentra segunda en dos de las variables evaluadas (impacto y excelencia), pero domina la variable de apertura. Por otra parte, la Universidad de La Plata comenzó el año de una excelente manera, ya que días atrás resultó ser la primera del país en el Ranking Internacional de Transparencia.
Finalmente, el podio es completado por la Universidad Nacional de Córdoba, la cual además de ser la tercera a nivel nacional ocupa el puesto 44° de Latinoamérica y 1483 a nivel mundial.

QUE PASA CON LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS
Al momento de evaluar el ranking nacional de universidades, sobre todo los siguientes siete puestos para ver cuáles son las 10 mejores del país, se observa un claro predominio de las universidades públicas. De hecho la primera universidad privada en aparecer en el ranking lo hace en el puesto 10° nacional, la Pontificia Universidad Católica Argentina (puesto 2517 a nivel mundial); detrás de las públicas Universidad Nacional de Mar del Plata (4° nacional), Universidad Nacional de Tucumán (5° nacional), Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (6° nacional), Universidad Nacional del Sur (7° nacional), Universidad Nacional de Quilmes (8° nacional) y la Universidad Nacional de Rosario (9° nacional).
Si queremos cerrar el top tres de universidades privadas, deberemos ir en el ranking nacional hasta los puestos 19° y 20° los cuales son ocupados por la Universidad Austral y la Universidad Torcuato di Tella, respectivamente, mostrando así el claro dominio de la educación pública superior sobre la privada. De esta manera las universidades privadas solo representan el 15% del total de lugares a cubrir de los primeros 20 puestos y el 10% si solo nos centramos en el top ten.

SITUACIÓN DE LAS UNIVERSIDADES BONAERESNSES
Al momento de evaluar la situación de las universidades ubicadas en territorio bonaerense, según el Laboratorio de Cibermetría de España, se observa que se estudian 22 casas de estudios superiores de la provincia de Buenos Aires. Vemos que cinco universidades bonaerenses se encuentran entre las primeras 10 posiciones, lo que representa el 50%.
A la ya mencionada situación de la Universidad Nacional de La Plata, la cual se encuentra en segundo lugar, debemos sumar la situación de la Universidad Nacional de Mar del Plata (4° puesto a nivel nacional), la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (6° puesto), la Universidad del Sur (7° puesto) y la Universidad Nacional de Quilmes (8° puesto).

LA FORTUNA DE CAER EN LA EDUCACION PÚBLICA
El estudio del Laboratorio de Cibermetría de España, termina por demostrar la preponderancia de la educación pública por sobre la privada a nivel superior, pero al mismo tiempo deja un mensaje implícito de las oportunidades que brinda la educación pública, la posibilidad de un acceso más equitativo no solo al conocimiento, sinó también el de adquirir un análisis crítico que no se obtiene en una formación orientada solo al mercado, como ofrece la educación privada.
No es irónico que quienes defienden el discurso de la meditocracia, prioricen la educación privada por sobre la pública, es resultado de una estrategia de poder. El medito de poder pagar una cuota o no por los estudios, fortalece un modelo educativo orientado al mercado. Sin embargo, al momento de analizar científicamente este discurso vemos como se derrumban argumentos como el de impugnar la apertura de universidades públicas en el territorio bonaerense como realizó la ex gobernadora, o la triste frase emitida por el ex presidente Macri cuando durante el conflicto con los docentes en 2017 decía “…La terrible inequidad entre aquel que puede ir a una escuela privada vs. aquel que tiene que caer en la escuela pública”.
La importancia que ofrece hoy la educación pública frente a los escenarios futuros, incluso para el mercado, es el pensamiento crítico. Hace tiempo atrás veíamos en un artículo publicado aquí, como el desarrollo de la inteligencia artificial amenazaba en las próximas décadas trabajos profesionales y universitarios como abogados, contadores o banqueros. En ese mismo artículo terminábamos por entender como un pensamiento crítico y creativo que pudiera trabajar con las inteligencias artificiales, era la única oportunidad frente al mercado laboral de los próximos años. En esa misma línea, invertir en educación pública resulta ser el único camino viable para nuestra nación y nuestra provincia.

Compartir en: