Press "Enter" to skip to content

Lía y su pasión por su profesión

Hace algunos días nos contactamos con una vecina de nuestra ciudad, que como leímos en un medio, “es una apasionada por la inclusión”.

Ella es Lía Leira, quien trabaja desde el año 2010 cómo terapista ocupacional, carrera que estudió en la Universidad de Buenos Aires.
Está profesión consiste en la rehabilitación de discapacidades o enfermedades que dejan limitación física o mental, llevando un tratamiento de adaptaciones o entretenimientos, para lograr así una vida independiente en el paciente para su vida diaria.
Nosotros, además de poder contar un poco acerca de su labor como profesional, queríamos compartir como llego aquí, y mencionó que un día, cuando era muy pequeña, concurrió a una colonia de vacaciones dónde asistían dos niños con Síndrome de Down, “a estos niños les costaba un poco integrarse, eran las únicas dos personas con discapacidad que concurrían, pero yo no los veía diferente, al contrario, me preocupaba” entonces decidió con todo el amor que continúa demostrando hoy en día, vincularse con ellos, jugar, integrarlos. Y de a poco pudo observar que estos pequeños podían realizar todo lo que los demás, “cada logro de ellos me hacía muy feliz, me sentía participe porque eran mis amigos”.

Lía y su pasión por su profesión

El profesor de aquella colonia fue quien le nombró la carrera de Terapista Ocupacional, la cual era muy poco conocida. Entonces, cuando logro tener acceso a internet investigó y quedó fascinada, para su familia era algo nuevo, y para ella también, en Bragado solo había una profesional, a la cual ella se acercó y termino de tomar su decisión, quería estudiar eso, poder lograr lo que hoy hace y no quedarse quieta frente a estas cuestiones.
“Tenía muy en claro que no todos teníamos las mismas oportunidades y siempre veía esto, que no había juegos inclusivos, la falta de oportunidades y la poca empatía. Desde chica sabía qué era lo que quería estudiar y ver desde mi lugar qué podía aportar”.
Su tarea se basa en trabajar con la individualidad de cada persona, con su historia de vida, con lo que le gusta, con su trabajo, básicamente, con su vida diaria.
Donde a raíz de la patología, enfermedad o discapacidad trabaja en función a que esta persona, su paciente, sea independiente.

Lía y su pasión por su profesión

Lía vivió hasta el año 2013 en Capital Federal, en ese año retomo el vivir nuevamente en Bragado, dónde comenzó a trabajar en el ámbito privado, hasta que un día del año 2019 se presentó en la Municipalidad para postularse a ser coordinadora del Centro de Día que próximamente contará con un Hogar Convivencial.
Su trabajo en este cargo es gestionar al personal, los recursos y todo lo que los chicos del centro necesitan. También en conjunto con el psicólogo que hacen las entrevistas de admisión de los concurrentes.
“En estos tres años el centro de día ha ido creciendo gracias al acompañamiento de la Dirección de Discapacidad” así lo comentó la profesional.
Han ido incorporando con el tiempo talleres, actividades, una impronta productiva, dónde llevan a cabo cosas que luego venden.

Lía y su pasión por su profesión

Cuentan con taller de asistencia psicológica, de arte, música, danza, vida independiente, teatro, audiovisual, educación física, entre otros.
En todos estos momentos cada profesor se encuentra asistido por un acompañante terapéutico.
Este sitio, que se encuentra ubicado en la calle Rivadavia al 1200, abre sus puertas de 13:30hs a 17:30hs. Allí asisten personas mayores a 18 años.
Lía, para cerrar, mencionó que, es clave “poder ponernos un poco más en el lugar del otro. Con paciencia, asistencia, pueden lograr muchísimo más de lo que uno a veces cree”.
Y resalta que su objetivo a no tan largo plazo es que “esto siga creciendo”.
Queremos felicitarla por el amor y dedicación que le pone a su trabajo, por más profesionales como Lía.

Compartir en: