Press "Enter" to skip to content

Lo que dejan las PASO

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

Las primarias han transcurrido, las listas electorales se han confeccionado y han permitido que el pueblo se exprese en primera oportunidad, pre-avisando que algo anda mal o no le gusta y que de seguir ese camino en noviembre puede castigar severamente a los que les prestó la representación.
Hoy nadie gano o perdió nada, pero del preaviso han tomado nota que puede ser peor en las que valen, en las que se juega por los porotos, las elecciones generales de noviembre.
La primera lección de estas PASO es que el voto ciudadano no se compra, que pertenece a la gente y no a dirigente determinado y dentro del cuarto oscuro no hay patrones de estancia.
El Kirchnerismo debe tomar nota que no existe en Occidente un partido político que pueda entregar a la gran mayoría de la población una mayoría económica mensual para que lo vote y lo banque.
La segunda lección es para los activistas políticos callejeros que no basta exigirles a los beneficiarios de los planes sociales que participen en las manifestaciones que ellos disponen.
La tercera lección es que los argentinos no quieren una democracia controlada, porque una democracia que tiene a sueldo a la mayoría de los electores no es viable.
Quien crea estas tres lecciones es un delirante ideológico, no sabe cómo se maneja la gente; la gente solo quiere libertad, respeto y trabajo, con eso se empieza.
El Kirchnerismo no entiende el mundo, no conozco que haya habido miles de estadounidenses pobres, lanzarse al mar para huir del capitalismo decadente, para instalarse en el paraíso cubano ni inmigrar a Venezuela. Pero sí a miles de cubanos o venezolanos arriesgarse para instalarse en el imperio decadente.
La pobreza argentina, más de la mitad de la población, aun atrae a miles de inmigrantes pobres de países vecinos pero no recuerdo emigración importante a esos países o a Venezuela.
El Estado no es mago, la financian todos, los grandes empresarios y productores agrícolas como el vendedor de pochoclos o maníes. Ahí viene la pregunta del millón para los Kirchnerista: ¿Un proyecto político tan caro, donde solo trabaja una ínfima minoría puede mantenerse con los impuestos de unos pocos?
Alguien supo decir, “cuando el dinero fluye entre los clientes, la hinchazón baja. Pero cuando la caja se seca, el volcán entra en erupción.- Sin medir consecuencias”.
El Populismo necesita un Estado rico, y cuando esta falta, el Estado y el Populismo hacen agua; hoy día –internet mediante–, la gente quiere vivir cada vez mejor; ya está harta de la mendicidad, ya no se la detiene con relatos y mentiras.- Hay mucho enojo, el que no lo quiera ver es un necio.
Ya no alcanza seguir sumando planes y viviendo del Estado, ya no se puede financiar.- Del Estado vive más de la mitad de los ciudadanos y sus prestaciones son cada vez más deficientes.
La estupidez, facilismo e inoperancia han esquilmado a Argentina y así el Premio Nobel 1971 Simón Kuznets, por sus trabajos sobre el crecimiento dijo: “Hay cuatros tipos de países en el mundo: desarrollados, sin desarrollar, Japón que sin recursos se desarrolló y Argentina que teniendo todos los recursos, no”.
Varios dirigentes sociales hablan que la situación no da para más, es explosiva pero aumentar los subsidios no es posible y pese a ellos, no quieren seguir viviendo subsidiados y sin expectativas. La mayoría quiere progresar, no quiere que sus hijos vivan de planes y para ello se han dado cuenta que el camino es el esfuerzo y la educación para un futuro mejor.
Los electores parecen haber dejado de ser serviles y obsecuentes y empezado a creer que la manera correcta de distribuir es crear igualdad de oportunidades.
Creo que la dirigencia debe tomar nota y en especial la Kirchnerista: “Cuando la gente se expresa, se desmoronan todos los relatos. Y también las fantasías”.-

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin