Marcelo Méndez “…Si te gusta lo que haces vas hacia adelante y a mí me encanta este trabajo”

El día de ayer fue el día nacional del locutor y si bien Bragado se ha caracterizado siempre por contar con voces características que marcan el quehacer diario de nuestra comunidad, desde La Voz buscamos homenajear a todos ellos a través del diálogo que mantuvimos con el locutor Nacional con Orientación Periodística, Marcelo Méndez.
Marcelo ha constituido su familia con su mujer Natalia y sus dos hijos Axel de 22 años quien se encuentra estudiando en este momento la carrera de bioquímico en la UBA y Leandro de 8 años. Desde lo profesional, ya sea en el canal o en la radio Mega; o como locutor de Bombero en sus actos, de la Fiesta del Caballo, lo fue Del Leyenda y Tradición, de Peñas y encuentros, de desfiles; su voz ha estado en todos los grandes momentos de nuestra historia local.

SUS INICIOS

Este es un año especial para Marcelo, ya que se están cumpliendo el 21 de diciembre, 30 años de haberse recibido como locutor. Consultado sobre aquellos tiempos como estudiante y cómo había nacido esta vocación, Marcelo nos explicó que “estudiar en el ISER fue cumplir un sueño, porque desde que tengo uso de razón mi trabajo se orientó a los medios y a trabajar con un micrófono”. Como anécdota de esa pasión por los medios recuerda que cuando iba a dibujo le pidieron que dibujara que quería hacer cuando fuese grande, dibujándose sobre un escenario con un micrófono en la mano.
Desde muy chico comprendió que para trabajar en los medios resulta fundamental la formación constante, por esta razón antes de terminar la secundaria, realizó en la Escuela de Arte el curso de tres años de periodismos que dictaba Ana María Mazochi. En simultáneo se le presentó la posibilidad de ingresar a la radio San Gabriel, en el programa que conducía Fabiana Seira como voz acompañante; hoy con los años Fabiana es fiel oyente del programa que conduce Marcelo por FM Mega.

SUS ESTUDIOS EN EL ISER
Para obtener uno de los 60 cupos que ofrecía el ISER en el año 90, Marcelo Méndez debió disputar la plaza con más de 2.000 inscriptos. Sobre esa experiencia nos recuerda que debían dar cinco exámenes, (uno por semana) a lo largo de un mes, donde cada uno abordaba un área específica: Locutar frente a cámara, dactilografía, inglés, cultura general y una prueba de inteligencia. Para poder hacer frente a las pruebas, Marcelo Méndez contactó a Sergio Elguezabal, quien se reunió con él y le dio algunos consejos.
“Uno de los temas de ese momento es que no había que tener yeísmos, por eso yo soy de marcar la Y. Eso era filtro y Sergio me dio el consejo para que yo pudiera trabajarlo. En simultaneo que me preparaba para los exámenes cursaba en el COSAL (el Instituto privado que dictaba la carrera de locutor) por las dudas que no ingresara. Una vez que ingresé al ISER me quedé ahí. Mientras tanto trabajaba para poder estudiar, en trabajos que no tuvieron relación con los medios”.
De esta etapa Marcelo valora y rescata las oportunidades que le brindó toda su familia para poder estudiar. Agradece a su madrina quien vive en Buenos Aires y le dio alojamiento; como así también a su padre y su madre.

SU REGRESO A BRAGADO
Al preguntarle sobre cómo fue su regreso a nuestra ciudad, Marcelo afirma que se encontraba muy cansado de Buenos Aires al finalizar sus estudios en el año 92. “Buenos Aires me gusta, pero no para vivir. Yo en Bragado tenía trabajo, todos los fines de semana yo venía y hacía mi programa en FM Tiempo, pero además tenía posibilidades de trabajar durante la semana. Si me quedaba en Buenos Aires tenía que conseguir trabajo y hacerme a la idea que iba a vivir ahí. Decidí ir a lo seguro y acá tenía trabajo seguro” expresó.
El recurrido por los medios radiales de Marcelo Méndez, desde que iniciara hace 30 años en San Gabriel, lo llevó a pasar por Satélite, FM Tiempo, Épsilon y actualmente La Mega. Por otra parte desde el año 1.995 se encuentra trabajando en el canal

LA VOZ DE LA FIESTA Y EXPOSICIONES DEL CAMPO

Por más de 20 años, Marcelo fue una de las dos voces que codujo las principales fiestas y exposiciones del agro, primero con Expo Forraje y Lechería donde la primera edición que se realizó en nuestra ciudad en el año 1.997, los organizadores buscaban un locutor local para el evento. Su trabajo fue tan destacado que desde entonces comenzaron a convocarlo en cada edición y así comenzó a trabajar con los organizadores, que es el Grupo Clarín, por más de 20 años, donde pasarían Expo Chacras, Expo Chacras del Norte luego reconvertida en FeriAgro, para culminar en Expo Agro.
Marcelo Méndez trabajo en estas muestras hasta la pandemia, cuando las mismas se interrumpieron y al retomar, el locutor bragadense no pudo continuar con ellos producto de sus compromisos asumidos. “Era un trabajo muy difícil, hasta que me adapté. Demandaba una semana, donde estábamos arriba de una pulverizadora adaptada para funcionar como cabina de trasmisión, sujeto a las condiciones climáticas que te toquen, trabajando durante horas en las demostraciones a campo de las maquinarias”, recuerda.

EL LOCUTOR DE LOS ACTOS OFICIALES

Durante muchos años y hoy nuevamente Marcelo Méndez ha sido la voz oficia de los actos institucionales de la Municipalidad de Bragado, consultado sobre cómo ha vivido esa oportunidad profesional nos respondió “Agradezco mucho que valoren lo que uno brinda profesionalmente. Obviamente la Municipalidad está gobernada por actores políticos y yo hago periodismo. Por eso una cosa que siempre dejo en claro que no tiene relación alguna con mi tarea periodística. La verdad que en eso siempre fui muy respetado y jamás debí vivir un momento donde esto se trastocara. Por supuesto que ser el locutor de un acto institucional oficial, uno jerarquiza la profesión y trata de prepararlo bien, no llegando improvisadamente”.

LA PROFESION Y LOS CAMBIOS QUE ATRAVIESA

Consultado sobre con qué cosas se queda en todos estos años de profesión, Marcelo nos responde “Ejerzo la profesión desde lo periodístico, no solo por la orientación de la carrera de locutor, sino porque 10 años después pude hacer la tecnicatura en Periodismo que se dictó en nuestra ciudad de la Universidad del Centro. Mi trabajo terminó orientándose a lo periodístico y la parte de locución lo hago en algunos comerciales y en el escenario”.
“… Al principio fue difícil porque, aunque no lo parezca soy una persona muy tímida y eso hizo que me costara un poco. Luego agarré confianza y seguridad pudiendo hacer mi trabajo frente a públicos masivos. Pero lo que te marca, es lo que te apasiona, si te gusta lo que haces vas hacia adelante y a mí me encanta este trabajo”, afirmó.
Al indagarlo sobre cómo ve hoy la profesión y como la proyecta a futuro, Marcelo reconoce que hubo muchos cambios en estos años y afirmó “…A veces hay gente que se resiste al cambio, pero el cambio termina llegando. Hoy están las redes sociales e internet y hay que adaptarse. Pero también hay cambios frente a las formas de hacer radio y televisión, al uso del lenguaje, hay muchas cosas que cambiaron y uno debe estar listo para tratar de adaptarse”, aseguró.
Al preguntarle sobre el consejo que podría dejarles a los jóvenes que hoy se están planteando la posibilidad de locutar o trabajar en los medios, Marcelo nos expresó “Siempre hice todas las capacitaciones y cursos que había, de hecho, una vez hicimos un curso en adicciones para comunicadores. Creo que siempre hay que estar abierto a capacitarse, es la forma de crecer. Además, hoy por hoy con la posibilidad de internet y de realizar cursos on line, ese debe ser el camino que se busque permanentemente”, aseguró.
Para finalizar Marcelo quiso agradecer especialmente a Víctor Giannoni, Alexis Camús y Miguel Iribarren por las oportunidades que le brindaron y las puertas abiertas a lo largo de estos años. También agradeció a Jorge Cortés, de quien valora todo lo que le enseño en su vida laboral y haber confiado en él para conducir fiestas importantes. Finalmente se mostró muy agradecido con todas aquellas personas que confiaron en el como profesional y que año tras años lo llaman para conducir un evento.
“Quiero agradecerle a todo Bragado. Uno establece un vínculo a través del trabajo y que a lo largo de tantos años, uno se siente cercano a todos; como que te dejan entrar a sus casas. Yo estoy muy agradecido por eso y porque se valore mi trabajo”, expresó.

Compartir en: