Press "Enter" to skip to content

Mariano Vaccaro un productor local con experiencia en la agroecología extensiva

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En Olascoaga desarrolla su emprendimiento el cual implica la siembra utilizando tecnologías de procesos. Sus rindes son similares y márgenes económicos son similares a otros sistemas, pero destaca sus costos más económicos.

Mucho se habla sobre la producción agroecológica, sus implicancias en el ecosistema, la posibilidad de desendeudar a los productores al no estar atados a los paquetes tecnológicos que trae cada semilla y sus beneficios para una alimentación saludable. Sin embargo, desde el mercado, se cuestiona el hecho de la inviabilidad para su producción en escala. No obstante, existen experiencias de productores que se están volcando y experimentando con técnicas amigables con el ambiente y a escala.
Desde “La Voz”, queremos traer la experiencia del ingeniero agrónomo Mariano Vaccaro, un productor local que practica la agroecología extensiva en el establecimiento familiar San Ignacio ubicado en Olascoaga desde febrero del 2.017, cuando con el acompañamiento de la Agencia de Extensión Rural Bragado y la Chacha Experimental Integrada Barrow inició la transición de su sistema productivo con un lote donde combinó avena y vicia. Inició la experiencia con 10 hectáreas y hoy ha llevado este método a un total de 800 hectáreas.

DE LA IDEA A LA SIEMBRA
Consultado sobre cómo surgió esta idea de emprendimiento, Vaccaro nos comentó que la misma tuvo su inicio por varias cuestiones, “…una de ellas es el cuidado del medio ambiente y las personas que trabajamos allí, ya que somos parte indisoluble con este. Es una satisfacción sentir que estamos produciendo alimento sano”. Pero también destacó los altos costos productivos del modelo tradicional, el cambio climático, la posibilidad de agregar valor a la producción, tener un sistema más sostenible, entre otras.
Al indagar sobre agroecología extensiva, sus beneficios frente a otros métodos de producción y sus características propias, Mariano nos aclaró que “…en realidad existen muchas definiciones, pero para mí la agroecología extensiva es ciencia que utiliza herramientas de distintos modelos para estudiar, planificar y manejar agro ecosistemas productivos, tratando de conservar de la mejor forma los recursos naturales, al tiempo que es socialmente justos y económicamente viable”.
Agregó “Los beneficios que yo le encuentro de mi parte son los bajos costos de producción, mejora la materia orgánica del suelo y la recirculación de nutrientes, ya que aumenta la rotación de cultivos asociados o policultivos estratégicos. Otro beneficio es la disminución del uso de agroquímicos y fertilizantes sintéticos. Además nos da una mayor resiliencia del sistema frente a cambios y eventos climáticos extremos. También nos ofrece una mayor eficiencia productiva ya que en la misma superficie se produce más con menos recursos externos, al tiempo que cuida el recurso natural donde producimos. Pero sobre todo la tranquilidad de estar comiendo alimentos sanos”.
No obstante, se encargó de dejar en claro que no todos los establecimientos pueden tomar como válido este modelo. “Existes múltiples factores que hacen que lo que hoy realizamos en San Ignacio, no sea replicable en otros campos. Cada caso es particular y debe estudiarse en sí mismo para ver qué alternativas pueden implementarse. Como va a recuperarse cada suelo, el tiempo que demande, entre otros factores, determinará el modelo de producción de alimentos a implementar”.

SU METODO Y SUS RINDES
Respecto a las características de su método, Mariano Vaccaro nos explicó que el mismo responde a la estrategia constante de observar y planificar, de esta manera se da respuesta a las preguntas, que, como, cuando, donde y cuantos, al mismo tiempo que resulta vital plantearse objetivos. “Una característica propia de este método de producción es el uso de la tecnología de procesos, la naturaleza nos brinda servicios para aumentar la fertilidad del suelo, como son los escarabajos estercoleros, o como las vaquitas de san Antonio, que son insectos benéficos. Otra característica es la contante interacción entre la agricultura y la ganadería”, nos explicó.
Su método básicamente consiste en la siembra combinada de Avena con Vicia, Sorgo con Soja, Trigo con Trébol Rojo, como secuencia básica. Después de estas se desprenden múltiples variantes dependiendo de la planificación y siempre tratando que haya una gramínea y una leguminosa en el cultivo.
Respecto a los rindes productivos y los rindes económicos de este método, Vaccaro nos informó que comparado con la agricultura tradicional, en términos de rinde ha producido desde un 30% menos, a dar la misma cantidad de kilos por hectárea, dependiendo del lote, la recuperación del suelo que se haya realizado y del año climático. Lo mismo ocurre con los márgenes económicos, los cuales son muy similares con el sistema tradicional. Pero lo interesante se presenta en los bajos costos de este modelo productivo, debido principalmente a no estar atado al paquete tecnológico de cada semilla, herbicidas, insecticidas, fertilizantes, etc.
Consultado en relación a las dificultades que encuentra con su método, Vaccaro nos explicó que “una de las dificultades que le encuentro es que requiere mayor mano de obra y otra es que, en algunas situaciones hay periodos cortos para hacer las labores culturales, como por ejemplo una siembra de un cultivo inmediatamente después que las vacas hayan pastoreado la parcela”.
Aun así Mariano se encargó de aclarar que Los datos demuestran y confirman que es posible promover y obtener producciones económicamente viables y ambientalmente sostenibles en sistemas extensivos. “Para esto es necesario optar por producciones diversificadas, integradas, más intensivas en mano de obra y aplicar tecnologías de procesos. Es importante remarcar que la planificación, el ingenio y la voluntad son componentes importantes para poder a llevar la producción agroecológica con mayor éxito”.

REFLEXIONES FINALES
Al preguntarle sobre si considera que es un método que será tomado a futuro por otros productores y como cree que lo ve la sociedad, Mariano nos respondió: “Yo creo que sí. Creo que nuestra comunidad como el planeta entero está interesado en distintas maneras de responder a las realidades que se nos presentan”.
Manifestó también “Yo no soy el único, si pones atención y miras alrededor hay mucha gente que está tomando distintas alternativas y cada vez son más” y agregó “…Existen muchas formas de producir y existen muchos saberes que ponen en valor la historia de la agricultura Argentina”.
Mariano se mostró muy agradecido con quienes forman parte de este emprendimiento al decir “Un factor importante para llevar a cabo este tipo de producción es el equipo de trabajo de San Ignacio. Tanto Mario, Ariel, Marcelo, Darío como Miguel son personas importantes para mí, al igual que mi familia, quienes me acompañan incondicionalmente”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin