Mauricio Bagattín, el campo y las tropillas, un amor incondicional

Por Alberto Murno

“La Voz” pudo dialogar este sábado con Mauricio Bagattín, aprovechando el impase de ir hacer sus labores al campo, gracias a la añorada lluvia, ya que por esta zona de Bragado la sequía està haciendo estragos.
Como es sabido Mauricio estuvo este año en el Festival de Doma y Folklore de Jesús María, con una tropilla.
Nacido en la ciudad y arraigado al campo gracias a pertenecer a una familia productora de la zona de Bragado, empezó muy chico su relación con los caballos. “Cuando tenía 5 años empecé a desfilar con un petiso en la Fiesta del Caballo”. Siempre con sus gustos, “tenía un caballo ahorraba dinero, lo vendía y compraba otro», y así de a poco fue sumando algunos. “Mi abuelo me contaba la historia con sus caballos, en el tambo, que antes era lo único para el trabajo, él tenía unos cuantos con una yegua con cencerro para los días de invierno cuando la tarea comenzaba temprano y así podía juntarlos tipo una manada”, ese cencerro hoy lo tengo de recuerdo».

“Hace unos años empecé a viajar a Jesús María; “me gustaban los entreveros de tropillas, siempre me gustó lo relacionado con el caballo”, ese gusto que comenzó en ese desfile a los 5 años.
Y ahí fue que le comenté a mi señora esas ganas de poder “estar presente alguna vez haciendo yo el entrevero, y comencé a buscar por internet hasta que di con alguien que vendía una tropilla de gateados así que lo llamé y me fui a verlos, tenía una base de lo que era, así que me dio una mano en todo, hoy soy íntimo amigo».
“También tuve el apoyo de gente de Bragado, me dieron una gran ayuda, yo la fui mejorando a esa tropilla, no tenía “lunar” así que le puse uno, no anduvo”, asi que puse otro, un picazo, que es el que tengo ahora» -lunar es un caballo que se usa para diferenciar del resto-, “trato que sean criollos puro, la fui modificando de la original”. “Ahora estoy armando una nueva tropilla de overos, algunos los tengo entablados, otros los voy cambiando» -que bueno sería tener ya listos o amaestrados a los caballos, en esta tradición gauchesca arraigada de años en nuestro país”.

LLEGA A JESUS MARIA

Después de unos años visitando la gran fiesta de Jesús María, Mauricio nos comenta que llegó gracias Dios por primera vez por una invitación y conoció a Daniel Pérez, uno de los organizadores de una fiesta que se hace en Nueva Galia, San Luis y que es encargado de las tropillas en Jesus María”, entablé una buena relación de amistad. El último año estuve me presente en Palermo, dónde gané”.
Siempre se llega por clasificatoria o invitación, Mauricio nos remarca “que Pérez formó un grupo de 6 o 7 organizadores que durante el año lo ayudan por 6 meses a organizar”, todos los detalles de esa gran fiesta que vemos en enero.

EL ENTREVERO
Una vez en el campo cada tropillero, sale y hace el entrevero, que va cada jinete con su caballo y la tropilla.
LA SUELTA
“Después del entrevero viene la suelta, todos los caballos van atrás de un gran lienzo; la madrina queda adentro o va con el jinete, hasta que se vuelve abrir y cada cual se junta con su tropilla, el que lo hace primero gana», y Bagattin lo hizo la primera noche, si bien participó 4 noches, solo pudo ganar una sola.

UNA EXHIBICIÓN DE AGARRE

Mauricio gentilmente nos comentó que lo invitaron a participar de una prueba de agarre, “ donde sacan tres tropillas, una de redomones, una de manso y una de potros, me tocó la de manso, agarrar un caballo desensillar el mío y ensillar otro de los caballos que agarro, es una tradición gauchesca de cuando las tropillas recorrían largos kms y el gaucho cambia de caballo para hacerlos descansar, se maneaba la yegua, se desensillaba y buscaba otro caballo para continuar viaje». Ese día de la prueba llegamos más tarde as que cuando estaba por desensillar el organizador decidió que solamente haga mansedumbre.

AGRADECER
A la familia principalmente, mis padres, mi señora e hijos, son días y horas en el campo, que le dedico a los caballos y que no estoy con ellos, lo defino “como el mundial». “Y creo que es mundial porque se hace solo en Argentina».
-Pasados los años Mauricio fue creciendo con sus caballos y hoy en día cuenta con unas cuantas presentaciones con su tropilla. En el presente está tratando de formar otra para poder continuar con su «hobbie» como él mismo lo de define. Atrás quedó esa historia de su abuelo en el campo que con una buena cantidad de caballos y una yegua madrina los juntaba para luego comenzar la jornada de actividades en el campo, ya que antes los caballos eran la herramienta de trabajo… hoy su nieto continúa formando sus tropillas para participar en distintas espectáculos y así mantener vivas nuestras costumbres.

Compartir en: