Press "Enter" to skip to content

¡Miedo!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

Alguien dijo que esta pandemia que tomó por asalto el mundo, era la Pandemia del Miedo. Lo que se sabe son la facilidad de su propagación, algunas medidas para paliarlas y su contagio que es de progresión geométrica. Hoy tenemos vacunas aprobadas en tiempo records – que en algunos genera dudas y en Argentina la ANMAT ha perdido su credibilidad ante su lamentable politización.
Todo esto conlleva al miedo, algunos llegan a afirmar que el miedo se propaga y contagia del mismo modo que este virus.
¿Cómo se puede vivir casi año y medio con el terror cotidiano que nos acompaña como es el de trasladarse, comprar algo, ir a la escuela, hablar con alguien, reunirse con familiares, siempre a la defensiva?. Los primeros meses estuvimos encarcelados y presos y algunos nos decían «no tengas miedo porque el miedo baja las defensas y es piedra libre para el virus». Pero nadie en esos primeros meses, nadie se ocupó cual era la prevención a tener en cuenta. Y además el derrumbe económico ¿cómo no tener miedo si la mayoría de los mensajes que se reciben desde la política, la ciencia y los medios no hace más que exacerbarlos.
El Miedo es «una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o mal que realmente amenaza o que se finge la imaginación». Algunos hablan de miedos objetivos y subjetivos, pero indistintamente y cualquiera sea el tipo de miedo, lo que hace es despertar a los monstruos que nuestra mente va creando, frente al futuro, y lo que está en juego es nuestra libertad.

Cuando el miedo proviene – al decir de Diaconú – de situaciones externas y extremas, ante él solo hay tres (3) actitudes: paralizarse, huir o enfrentarlo.- La mejor opción es enfrentarlo, si bien no es trabajo fácil, pero algo es seguro es que al ganar el miedo la batalla entregamos nuestra libertad.-
Erich Fromm en su libro «El Miedo a la Libertad» explicaba que si bien por un lado todo hombre busca la libertad («de niño liberarse de los padres»; “de grande de los jefes o de la vida rutinaria”; etc.) internamente se le tiene miedo.- Que «el ser humano vive bajo la ilusión de saber lo que quiere cuando, en realidad desea únicamente lo que se supone socialmente que debe desear», quiere decir Fromm que somos víctimas de los condicionamientos.-
Estos tiempos de confinamiento y restricciones son tiempos de condicionamientos, de imposiciones, de temores e incertidumbre sin fin a la vista.- Ya decía Seneca «son los males inciertos los que nos atormentan más».-
No hay mejor manera de manipular a una sociedad que a través del miedo.- En el Juicio de Núremberg, el jerarca nazi Hermann Goering, mano derecha de Hitler, cuando le preguntaron como hicieron para que el pueblo alemán aceptaran los horrores de la Segunda Gran Guerra, respondió: «Fue fácil. No tiene ninguna relación con el nazismo, está vinculado con la naturaleza humana.- Uno puede hacerlo en un régimen nazi, socialista, comunista e incluso en una democracia. La única cosa que hay que hacer para esclavizar a los hombres es atemorizarlos. Si Uds. encuentran un modo de meter miedo a la gente, pueden conseguir que haga lo que Uds. quieren». No sé si no estamos manejados por alguno Goering suelto.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin