Press "Enter" to skip to content

Mujeres y trabajo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Camino al 8 de marzo “Día internacional de la mujer trabajadora”
-Ana Ibáñez Sec. DDHH, género y diversidad Suteba Bragado

LA DESIGUALDAD DE GÉNERO SE PUEDE MEDIR
Cuando hablamos de desigualdad suelen haber discursos que descreen o bien presentan desacuerdos acerca de las brechas que existen en el mercado laboral entre hombres y mujeres. Para poner blanco sobre negro, compartimos una serie de indicadores sociales, desagregados por sexo, calculados con bases públicas de la Encuesta Permanente de Hogares, realizada por el INDEC. Todos los datos refieren a los 31 aglomerados urbanos relevados en la EPH y corresponden al tercer trimestre 2018.

INSERCIÓN LABORAL
La tasa de Actividad es la relación entre aquellos que participan en el mercado de trabajo (ya sea como ocupados o como desocupados) y la población total. En este caso, dicha tasa es ampliamente mayor entre los varones (la diferencia supera los 20 puntos porcentuales). Esto sucede porque existe una importante porción de las mujeres en edad laboral que dedican su tiempo a realizar tareas domésticas, hacia el interior de sus hogares, en lugar de tener una actividad en el mercado de trabajo.
La tasa de Empleo exhibe la proporción de ocupados entre la población total. La diferencia entre varones y mujeres en este caso también supera los 20 puntos y es parte del mismo fenómeno anteriormente mencionado.
A diferencia de las tasas anteriores, las tasas de desocupación y subocupación expresan la proporción que estos grupos representan en la Población Económicamente Activa.
En este caso, ambas tasas son mayores para las mujeres que para los varones. Esto expresa que, incluso siendo menos en el mercado de trabajo, las mujeres tienen más dificultades para conseguir trabajo y/o para trabajar una jornada completa de ocho horas.
En su conjunto, estos cuatro indicadores nos presentan una primera imagen de la masculinización del mercado de trabajo argentino.

EMPLEO NO REGISTRADO
Las mujeres enfrentan mayores niveles de empleo no registrado. Hay un 37,0% de trabajadoras asalariadas a quienes sus empleadores no inscriben en la seguridad social, mientras que para los asalariados varones esta tasa de no registro es del 32,1%.

ACCESO A CARGOS JERÁRQUICOS
Además de tener una participación más restringida en el mercado de trabajo, las ocupadas encuentran más obstáculos para acceder a cargos jerárquicos: mientras que un 8,0% de los ocupados varones tienen cargos de dirección o son jefes, solo un 5,5% de las ocupadas ejercen puestos de esas características.

Gráfico 1. Población de 14 años y más. Tasas de Actividad y de Empleo por sexo. Total de aglomerados urbanos. 3er trimestre 2018.
Gráfico 2. Población de 14 años y más. Tasas de Desocupación y de Subocupación por sexo. Total de aglomerados urbanos. 3er trimestre 2018.
Gráfico 3. Ocupadas/os. Mujeres y Varones según Jerarquía de la ocupación, en porcentaje (escalas libres). Total de aglomerados urbanos. 3er trimestre 2018.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin