Press "Enter" to skip to content

Néstor Fabián, de silbar tangos de Gardel a construir su propia carrera musical

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Trabajó desde los doce años. Con el tiempo, se convirtió en un artista y se ganó el favor del público -Ama el deporte, escapa de la tecnología y se cuida con esmero

Por Cecilia Absatz.

Néstor Fabián tiene 82 años y cuida meticulosamente su salud con enorme respeto a la pandemia. Sale lo menos posible pero disfrutar mucho del paisaje que contempla desde su balcón con vista al Hipódromo de Palermo. Le gusta observar, en especial, el cielo.
Comenzó a trabajar a los doce años en una fábrica de carteras, mientras silbaba tangos y amaba a Carlos Gardel. Quería cantar y recorría cantinas hasta que su amigo Norberto Aroldi le consiguió una prueba con Mariano Mores; cantó con una orquesta de cuarenta músicos y Mores lo aprobó: le puso como nombre artístico Néstor Fabián y lo contrató.
Su carrera se inició en 1961 en el programa Luces de Buenos Aires del Canal 7: cantaba boleros acompañado por Mores. Comenzó a destacarse como solista y fue convocado por la discográfica Odeón; grabó tangos con la orquesta de Atilio Stampone y pronto pasó a trabajar como actor de teatro en comedias musicales como Buenos Aires de seda y percal y Buenas noches, Buenos Aires en el teatro Astral, con Mariano Mores, Virginia Luque y Susy Leiva. Pero donde se hizo famoso fue en el legendario programa de televisión El Club del Clan.
En su momento Alejandro Romay lo invitó a protagonizar la telenovela Todo es amor junto a la popular cantante Violeta Rivas. Era el año 1964. Tres años más tarde se casaron en la provincia de Santa Fe. Su boda fue un acontecimiento social porque ambos eran muy queridos y formaron una de las parejas icónicas del espectáculo nacional. Fabián participó además en programas juveniles y especialmente en el ciclo Sábados Continuados, conducido por Antonio Carrizo.
No se lleva bien con la tecnología pero le gustan mucho los deportes. Es de Boca y admira a la tenista argentina Nadia Podoroska. Su pasión principal sin embargo es el boxeo. De chico hizo guantes con Obdulio Corro, en el Club Tacuarí de la calle Brasil entre Piedras y Tacuarí y también practicó en La Misión de Marineros, en San Juan y Paseo Colón.
En una época, muy joven, trabajó en una verdulería del Mercado Proveedor del Sur; conocía al padre de Martín Karadagián, que tenía una carnicería en Constitución. Néstor llevaba verduras a la casa del luchador y las dos hermanas de él le tomaron cariño: lo mimaban con postres y golosinas. Alguna vez el mismo Karadagián lo llevó consigo al Luna Park.
Nació un 30 de noviembre, igual que Hugo del Carril como le gusta señalar, y también Winston Churchill.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin