Press "Enter" to skip to content

No creemos tener la necesidad de presentarla, porque ya todos la conocen

En este sábado de artistas vamos a contar un poco de la historia de Paloma Angione, una joven bragadense que le gusta cantar desde que tiene memoria.

“En mi casa mi mamá Marcela, cuando limpiaba la casa algún domingo, siempre fue de escuchar baladas y canciones que hasta el día de hoy me acuerdo, o mi papá Andrés, cuando nos llevaba a Chivilcoy para pasear y en el viaje íbamos escuchando cd’s con algún que otro rock nacional, yo creo que de ahí salí tan fan de la música, y no voy a dejar de lado a mi hermana Mavi que aunque me enseñaba canciones de series o dibujitos del momento, me divertía y me gustaban mucho también”.
Ella menciona que en el día de hoy necesita la música para todo, es su contención si esta triste, si se siente feliz o siente cualquier tipo de emoción. De chiquita solía interpretar canciones como Titanic, o artistas como Adele o Shakira, algo muy distinto a lo que hace ahora.
Sus papás descubrieron que de verdad esto era algo que le gustaba y lo hacía con mucha pasión, a pesar de que le daba mucha vergüenza.

No creemos tener la necesidad de presentarla, porque ya todos la conocen

Un día, a sus nueve años, la llevaron a sus primeras clases de canto. Ella lo tomaba como un juego, cuando en las cenas familiares o en algún festejo le pedían que cante, se escondía detrás de una silla y le pedía a su hermana que haga playback, para que todos creyeran que ella era la que cantaba.
A sus once años, por más que lo tomaba a modo de hobby, descubrió que quería en un futuro (no muy lejano) ser profesional. Y con su profesor, el gran Jorge Mónaco, con el cual se sigue perfeccionando hoy en día, prepararon su primer tango que fue, “Naranjo en flor” de los hermanos Expósito.
“Hoy con 18 años, sigo cantando tangos, y también quiero implementar otros géneros que los van a ir escuchando mientras vaya preparando con mi profe de canto que siempre es de gran ayuda y me sigue en todas mis locuras”.
En su familia, su abuelo materno Oscar, amaba cantar tangos, a pesar que ella no llegó a escucharlo, en su casa siempre recordaban lo apasionado que él era a pesar de no dedicarse a la música. Al igual que su papa, quien disfrutaba mucho tocar la guitarra y cantar, es más, tiene videos y fotos de él cantándole alguna canción. Los mismos, son recuerdos que por más que no los tenga en la memoria porque era muy chiquita, si los tiene en el corazón.
“Si se trata de hablar de mi historia me gustaría también decir lo feliz que fui en mi infancia. Siempre pienso que sí tendría que quedarme en un lugar para siempre, sería ahí, con mi papá en un abrazo, con mi hermana cantando una canción de Panam, con mi mamá en un mimo, o con mi abuelo «Pipi» en una risa. Sigo siendo muy feliz ahora a pesar de que algunas personas no estén físicamente, pero de eso se trata la vida, y sé que están guiándome constantemente, y que me van a ayudar en este camino de la música que tanto disfruto”.

No creemos tener la necesidad de presentarla, porque ya todos la conocen

Ella, aunque sigue siendo chica, ya es gigante, es una gran artista que deslumbra donde muestre su talento. Paloma ha competido, ha participado en varios eventos, hasta ha estado en la televisión Argentina. Es un gran orgullo para Bragado.
En cuanto a nuevos proyectos, en el mes de mayo, exactamente el día 16, va a llevar a cabo un taller de coro para niños de entre 7 y 12 años, los lunes y miércoles de 18 a 20 horas, donde enseñara todo lo aprendido y poder darles un empujoncito y demostrarles que son capaces de todo. Y lo más importante, que se diviertan y disfruten tanta como ella.
“Algo tan lindo como lo es la música”.
Las inscripciones son en el Centro Cultural Florencio Constantino de 16 a 22 horas. “Estoy muy ansiosa por esta oportunidad y cabe destacar mi agradecimiento hacia la Dirección de Cultura”.
Para cerrar esta nota, quiere agradecer a la gente, quien siempre está pendiente en cada paso que da y le dan tanto amor a lo que hace. A su familia, que siempre le da una mano. No dejando atrás a su profesor, Jorge Mónaco, quien le ha enseñado tanto, “y a ustedes por darme este espacio para expresarme”.
Agradecemos a esta gran artista por su predisposición, y la felicitamos por su gran trayectoria (que sabemos que va a ser muy larga). Apoyemos a nuestros artistas locales.

Compartir en: