Press "Enter" to skip to content

Ocupas en Bragado, allá por 1880?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Néstor César Savalio

Con mayor frecuencia y menor asombro solemos encontrarnos en los medios de comunicación con noticias sobre alguna ocupación indebida de tierras, también llamadas tomas o usurpaciones, generalizando situaciones que guardan claras diferencias entre ellas. Las ocupaciones pacificas o comprar de buena fe a un ocupante anterior, no es un delito, porque no es lo mismo que usurpar.
La usurpación sí es un delito penal e implica que una o varias personas quiten la posesión o la tenencia, total o parcial, a otra/s persona/s usando la violencia, amenazas, engaños y/o abusos de confianza. Esto puede suceder invadiendo la vivienda, quedándose en ella o expulsando a quienes la habitaban.
Una situación particular se planteaba en Bragado, allá por 1880 en tierras de lo que hoy es el Cuartel XI, pero que por aquella época llevaba el número IX, circunscripción que estaba bajo la observación del Alcalde José Suarez.
La zona era conocida desde siempre con el nombre de “El Mataco” y había sido destacada en varios informes oficiales por la calidad de sus tierras que ofrecían buenos pastos y “agua dulce”.
-El primer enfiteuta en solicitar campos en la zona de El Matac es José Segura, el 11 de Diciembre de 1826 y fue amojonado por el Agrimensor Joaquín Fernando Pareja, en julio de 1827.
Pasados 20 años estaba la posibilidad de comprarlos, pero José Segura no resultó comprador y el gobierno al mando de Juan Manuel de Rosas, volvió a disponer de ellos otorgando superficies para la Sra. Dolores Fernández Vda. de Quiroga, por los servicios que su extinto esposo Juan Facundo Quiroga, había brindado a la Patria. La misma consideración benefició al General Ángel Pacheco y otros militares, según plano del año 1827 citado en el Catálogo de mensuras de Bs. As., confeccionado por el primer agrimensor diplomado Sr. Teodoro Schuster.
-En 1836, diez años antes de la fundación de Bragado, se había establecido un campamento militar a 13 Kms de El Salado, en la zona de “El Mataco”, a las órdenes de Antonio Ramírez. Llevaba el nombre de “Fortín Encarnación”.
El lugar preciso donde se encontraba es una intriga, se lo puede suponer cercano a la laguna homónima usando esta como defensa natural. Otras voces estimaron que el asentamiento que motivó el documento que veremos se habría realizado sobre lo que fue el pequeño destacamento militar, en lo que hoy es el cruce de camino que conduce de Warnes a Irala y también al Partido de Chacabuco. La duda queda aún por resolver.
-El fortín Encarnación, hacia línea con una sucesión de puestos de apoyo y alarma que se hallaban ubicados dentro de los grandes campos de Fernández de Quiroga, Mariano Ángel Díaz de Vivar Álzaga y su esposa Carlota Rodríguez Pita, formando el nuevo límite que en promedio de unas tres leguas se internaba en silenciosa e inconmensurable pampa más allá del Salado.
Desde El Mataco y hasta la Laguna grande del Bragado, estos eran conocidos con los nombres de “El Dorado”, “La Carlota”, “Santa María” “El Mangrullo” y “Bragado Chico”, (Este último varias veces atacado y destruido por los nativos), los que también se hallaban entre 2 y 3 leguas uno de otro.
El más distante se encontraba al borde de “Laguna Grande” la que a usanza era utilizada como protección por el lado sur aunque contaba con foso y terraplén. Para tener una idea de su ubicación: Viniendo hoy desde Warnes por la ruta 42 hacia Bragado, quedaba del lado izquierdo.
Luego de la Batalla de Caseros y caído Rosas se produjeron expropiaciones. Parte de estas tierras (no todas) regresaron al Estado. En esa situación se encontraban cuando se produce la siguiente cédula:

“Bragado, Enero 8 de 1880.-
Al Alcalde del 9° Cuartel de este Partido Don José Suarez.-
Teniendo conocimiento ante este Juzgado que en el campo del Estado denominado “El Mataco”, se está construyendo una nueva población procederá Ud. a hacer suspender los trabajos que allí se practiquen, notificándole al dueño de ella se presente ante este Juzgado a acreditar con títulos competentes la propiedad del referido campo, y hecho devolverá Ud. la presente diligenciada.-
Dios guarde a usted -Firmado: Adolfo Fausón“.

¿Se trataría de los primeros ocupas? No sabemos, además juzgar la situación, las razones, motivos y circunstancias de lo planteado, no es el propósito de esta nota que solo muestra el peculiar hallazgo.
Sabemos que parte de esos campos luego pasaron a nombre de Dardo Rocha y otros, continuaron su derrotero hasta nuestros días, siendo divididos por motivos de ventas y sucesiones.
-La población a la cual el documento hace mención se trataba como algunos memoriosos, recordarán de ranchos de adobe y paja que supieron estar a la vera del camino y el cruce citado hasta aproximadamente el año 1972.
-En el lugar se hallaban afincadas las familias de: Linzuain, Cirilo Bustamente, Villareal, Fernández, Pellegrín Cabo, Cagliani y Martín Bartolomé, dueño de una pulpería.
-También el boliche de Ricardo Ruiz con su trágico final y a poca distancia el almacén “La Palmira”, sobre el “Camino viejo a Chacabuco”.-
Que fue del asentamiento…? Bueno, eso queda para otra oportunidad, si Dios quiere.-

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin