Press "Enter" to skip to content

Odessa y los Nazis en Argentina

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

Uki Goñi, nacido estadounidenses, a los 21 años se radicó en Buenos Aires que es la ciudad originaria y nativa de sus padres. Es el autor de “El Infiltrado” (sobre la infiltración de Alfredo Astiz entre las Madres de Plaza de Mayo durante la dictadura militar de 1976-1983) y la monumental y muy bien documentada «La Autentica Odessa – Fuga Nazi a Argentina de Edit. Ariel).-
En dichas páginas se devela documentadamente la ayuda prestada por el Vaticano a los nazis en fuga mientras el Papa Pio XII pedía clemencia por los nazis capturados y condenados en Núremberg. Otro de los rescatistas de nazis fue Juan Duarte, hermano de Evita, tal como lo informan los documentos rescatados en la Iglesia Santa María dell’Anima de Roma.-
La Iglesia Católica Argentina también sumó su complicidad y documentos que cita Goñi (capitulo 15 “La Fuga de los Ustas») demuestran que el cardenal Santiago Copello – arzobispo de Bs.As – puso su firma para que los peores criminales croatas y algunos nazis pudieran huir a Argentina.-
En el capítulo 2 «Perón salta al Poder» se relata lo que comenzó como un intento de generales argentinos de ayudar a Aristóteles Onassis a conseguir un salvoconducto nazi para que un petrolero de su propiedad retenido y atrapado en Suecia terminó con un agente gubernamental preso en Inglaterra y confesando las conexiones de los militares argentinos con Alemania.-
También Argentina tenía una secreta política inmigratoria antijudía en sus diferentes gobiernos de la época, denunciando a su abuelo Santos Goñi – cónsul en La Paz Bolivia en 1940 – quien obedecía ciegamente las instrucciones secretas de Bs.As en contra del ingreso de los miles de judíos alemanes que habían logrado llegar a Bolivia de paso hacia Argentina.-
El escape nazi no fue labor de una única persona, institución o gobierno sino que se actuó interconectados entre ellos. No hay responsabilidad absoluta del Vaticano o del gobierno argentino o del gobierno suizo u holandés del seguro transporte de fugitivos de alto riesgo hasta Argentina. Células secretas nazis dentro de Alemania se encargaban del transporte de sus camaradas a la frontera ; otros se encargaban de cruzarlos a Austria o Suiza clandestinamente; luego eran derivados a los aeropuertos de Zúrich o Roma o a un puerto de Italia (Génova) o España y desde ahí abordar un transatlántico a Buenos Aires. En todo este trayecto estaban involucrados personajes nazis, del Vaticano (la Iglesia Católica proporcionaba alojamiento en Roma y Génova), del gobierno suizo y argentino, y de la mismísima Cruz Roja.-
Todo ese operativo formaba parte de la llamada «Pequeña Odessa», aclarando que los fugados no eran solamente alemanes nazis sino también franceses, belgas croatas, noruegos, checos, eslovacos, rumanos, húngaros, holandeses
dinamarqueses e italianos.-
En los seudos académicos argentinos poco interés despierta la verdad histórica y se entretienen hablando de submarinos nazis inexistente que trajeron a Hitler a estas costas a vivir sus últimos años en Bariloche, cuando en realidad murió en su bunker en Berlín.-
L a conexión nazi no es fácil de desenmarañar pues los distintos países con conexiones con los nazis siguen negando lo evidente y documentalmente acreditado.-
Erich Priebke – capitán de las SS nazis y criminal jefe de la masacre de las «Fosas Adreatinas»(ejecución de 335 civiles), extraditado de Argentina – condenado en Italia por criminal de guerra – intentó evitar la publicación del libro mediante acciones penales y civiles, todas fracasadas.-
Holanda también estuvo involucrada en la fuga nazi mediante la deslucida y probada actuación de la empresa de aviación de ese origen KLM en el transporte de nazi a Argentina.-
El libro «Odessa – Fuga Nazi a Argentina» es objetivo y se limita a relatar hechos y acreditarlos mediante testigos privilegiados y documentos; no asigna culpas y así discrepa con quienes echan culpas absolutas a Perón por la llegada de nazis; y si bien no lo exculpa, dice que las condiciones para que Argentina acogiera a los nazis en fuga fueron anteriores a su acceso al poder por lo que su papel seria fácilmente intercambiable.- La responsabilidad – para Uki Goñi – seria compartida por una sociedad que ya había demostrado sus simpatías con el fascismo y que aun derrocado Perón siguió cobijando a los criminales que llegaron al país.-
Este libro dio a conocer la llamada «Circular 11» – sumamente secreta y la única versión que no fue destruida fue encontrada por una investigadora alemana mientras estudiaba el tema en la embajada argentina de Estocolmo (Suecia) en el año 2005, por la cual el Canciller argentino José María Cantilo en 1938 «ordenaba a los cónsules en el extranjeros negaran visas a toda persona que abandone su país como indeseables o expulsados, cualquiera sea el motivo de su expulsión, de cualquier nación europea» y cuando se habla de «indeseables o expulsados de Europa se habla de judíos especialmente (Diario Pagina 12 -edición del 09-06-2005).-
Fue Néstor Kirchner y su ministro de Relaciones Exteriores Rafael Bielsa quienes la derogaron tras años de silencio y negativas de los pedidos de apertura de los archivos. Los archivos en realidad habían sido sustraídos o quemados por funcionarios y empleados fanáticos.
Los importantísimos documentos que albergaba el Hotel de los Inmigrantes fueron destruidos, derivados a otras dependencias y organizaciones, mientras se intentaba convertir en shoppings uno de los más importantes archivos del país, subsistente en hábitat originario, en el que existían millones de historias de familias descendidas de los barcos y su entrada al país.-
Odessa del novelista Frederick Forsyth poderosa y secretísima organización nazi dedicada a ayudar a escapar a los criminales de guerra fue motivo de innumerables películas, documentales, libros y artículos de prensa; siendo quizás el más conocido «Odessa files» publicado en 1972 y llevado al cine con la actuación de John Voight.- El exitoso Forsyth imagino a una organización secreta dedicada a ayudar escapar nazis sino también fundar un IV Reich en Sudamérica para reflotar el sueño incumplido de Hitler.-
Esa organización así imaginada nunca existió ni existen siquiera indicios como lo indican los archivos de EEUU, Europa y Argentina.
Aunque no adquirió el poder de la Odessa de ficción si existió una Odessa integrada por nazis nostálgicos, la actuación superpuesta de elementos no nazi como el Vaticano, servicios de inteligencia aliados, organizaciones secretas argentinas, criminales franceses, belgas, franceses, croatas y ex miembros de las SS. El nombre de Odessa aparece también en un documento austriaco en 1949 donde se describe una organización activa en el Tirol que contrabandeaba nazis prófugos de Europa a Argentina.-
El silencio colectivo sobre esta cuestión nace de una suma de silencios individuales.- Pero la muralla estaba construida de mentiras y por ello hubo grietas por donde se filtró la luz, la verdad.- Todo se sabe eventualmente pese a décadas de silencio, pues no se puede olvidar lo que no se sabe con certeza.-
Un refrán africano reza “mientras vivamos en la ignorancia, seremos siempre los unos enemigos de los otros”.-

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin