Press "Enter" to skip to content

Panorama del trabajador rural en Argentina

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cada 8 de octubre se celebra en Argentina el Día del Trabajador Rural. El mismo conmemora el hecho que, en 1.944, se sancionara el primer Estatuto del Peón de Campo, mediante el Decreto 28.169 del gobierno de facto del general Edelmiro Farrell, impulsado en ese entonces por Juan Domingo Perón, quien en ese momento se desempeñaba como secretario de Trabajo. A lo largo de este tiempo la realidad del trabajador del sector ha ido variando, por ejemplo, en 1.980, la última Dictadura Militar derogó el estatuto mencionado, perjudicando aún más la delicada situación de los trabajadores. Recién en 2004, durante la presidencia de Néstor Kirchner se reinstauró y se actualizó y en 2011, se sancionó un nuevo estatuto mediante la Ley 26.727 de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), que se formó en 1988 como Resolución del Ministerio de Trabajo. Pero, ¿cuál es la situación hoy del sector?, en esta radiografía que hemos preparado desde “La Voz” te la contamos.
El mayor problema que afronta el sector es el alto porcentaje de trabajo informal. En UATRE unos 800.000 trabajadores se encuentran formalizados, sin embargo el gremio calcula que en todo el país al menos el 65% de los trabajadores no se encuentra registrado, es decir más de un millón y medio de los trabajadores están en negro. Hay que mencionar que el 80% de los empleados de las actividades agropecuarias son trabajados temporarios.
Gran parte de esta informalidad se produce por las condiciones de trabajo que llevan a que los obreros deban migrar de una zona del país a otra dependiendo las temporadas de siembra y cosecha de cada economía regional, a estos obreros se los denomina “trabajadores golondrinas”. En la Argentina son cerca de 85.000 temporarios o golondrinas que recorren el país todos los años para hacer trabajos en los campos, aún con una pandemia de por medio.
En la zona norte del país, trabajan alrededor de 35.000 personas haciendo cosecha de limones; otras 15.000 en el desflore de maíz en los campos. En tanto, aproximadamente 15.000 (puede llegar a ascender hasta 25.000 para la recolección de peras y manzanas) están haciendo la recolección de frutas en el Alto Valle y el resto se reparte tareas entre el tabaco, yerba mate y hortalizas.
Días atrás, en la ciudad de Concordia, reconocida como la Capital Nacional del Citrus, el presidente Alberto Fernández anunció junto con el ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Claudio Moroni, la compatibilización de los planes y programas sociales con el trabajo rural registrado, medida que beneficiará a alrededor de 250.000 trabajadores rurales temporarios y sus familias.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin