Press "Enter" to skip to content

Panorama político: revitalizado por el triunfo en el Concejo, el intendente se «reconcilia» con sus socios y se aleja del peronismo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El nombramiento por mayoría de Victoria Maffasanti como jueza de Faltas dio un segundo aire a la relación entre Vicente Gatica y sus aliados electorales de Juntos por el Cambio. Tras el intento fallido de acercarse al justicialismo, el jefe comunal vuelve a apostar a recuperar el vínculo con los referentes de la coalición.

El nombramiento de Victoria Maffasanti como flamante jueza de Faltas se vivió como un triunfo en el Palacio Municipal.
Luego de que el expediente se aprobara por mayoría, el jueves pasado en el Concejo Deliberante, la relación al interior de Juntos por el Cambio tomó un segundo aire, tras el desgaste que arrastraba en los últimos meses.
Así pudo saberlo La Voz, tras confirmar que el intendente Vicente Gatica envió el protocolar mensaje de agradecimiento a sus aliados electorales, por «la muestra de consenso» en el recinto, a la vez que, en la intimidad se permitió deslizar una crítica hacia las administraciones de Nación y Provincia, a las que definió como «un gobierno que no conoce de límites».
«Está olfateando un cambio de clima», interpretó un fuente cercana al mundo de la Municipalidad. El guiño hacia las demás fuerzas que integran la Mesa de Juntos por el Cambio no significó una mera retribución hacia el acompañamiento a la designación de la titular de la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), sino un reposicionamiento estratégico del intendente, que en las últimas semanas había ensayado -sin éxito- un acercamiento hacia la oposición peronista, que no rindió frutos en el terreno parlamentario.
A lo sumo, la foto de la reunión en el Salón Blanco con la cúpula del Partido Justicialista (PJ), presidida por Daniel Jáuregui Lorda, no pasará de un sacudón transitorio al interior de las filas opositoras, que quedará archivado en el baúl del olvido en los momentos de definiciones.
A la hora «contar los porotos», fueron los votos aliados los que le permitieron al Palacio Municipal concretar sus intenciones, mientras que en la vereda de enfrente sólo cosechó críticas al presidente del cuerpo, Aldo Expósito, por no haber permitido el reemplazo del concejal del bloque Justicialista-Movimiento Evita, Fernando Maidana -internado desde hace varios días por un cuadro pulmonar-, para disipar todo tipo de riesgo de derrota en la votación.
El romance invernal con el gobierno de Axel Kicillof parece haber terminado abruptamente tras la conquista del Juzgado de Faltas: el desencanto fue tal que incluso el mandamás convocó a sus socios a reforzar los lazos en una nueva reunión de Mesa, con fecha a definir.
Un retorno a las raíces cuya melodía suena distante de la exhibición de fortaleza: mientras el intendente se dedicó a desafiar a los concejales «díscolos» hasta el desaire -presentar la nueva conformación del bloque de «Juntos por el Cambio» sin los representantes de Acción para el Desarrollo y el PRO-, el desenlace se perfilaba hacia la adversidad.
El golpe de timón, en contrapartida, resultó oportuno y el gobierno local logró lo que pretendía, aún con el riesgo de que la nueva etapa de la «distensión» haya arribado de mano de la apertura de la discusión sobre la relación de fuerzas al interior del micromundo de Juntos por el Cambio.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin