Press "Enter" to skip to content

PARROQUIA SAN MARTÍN DE PORRES

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Caminos de Dios… Mensaje del Pbro. Gustavo E. Sosa
-Fiesta de Santísima Trinidad B – Mateo 28, 16-20

“Somos la familia de Dios…”: Se celebró la liturgia la fiesta de la Santísima Trinidad. El Catecismo de la Iglesia Católica, en el nº. 234, explica la importancia de la Trinidad en la vida de la Iglesia: “El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que nos ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la jerarquía de las verdades de fe”.
Entramos a hacer parte de la comunidad eclesial cuando el sacerdote derrama sobre nuestra cabeza el agua bautismal y pronuncia las palabras: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
-Cada día, cuando nos despertamos, iniciamos nuestra jornada diciendo: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Con estas mismas palabras concluimos el día.
Somos parte de la familia de Dios. Así como un niño saluda a sus padres al amanecer y cuando se va a dormir, de la misma forma, nosotros, hijos amados de Dios, lo saludamos como nuestro creador y Señor, como nuestro Padre y Salvador.
Y este sabernos protegidos por el amor de Dios, que esconde en su ser más profundo un misterio que no podemos comprender, nos descubre el camino del amor, como el único posible a recorrer en medio de este mundo, sobre todo, en medio de esta pandemia, que nos angustia y mete miedo a nuestro corazón. Solo el amor que brota del corazón de Dios nos hará seguir adelante. Solo el amor de Dios en nuestra vida de comunidad, nos hará obrar también como familia de Dios, a imagen de la Trinidad que es la familia de las tres personas divinas.
Y por eso, me atrevo a proponerles que estos tres conceptos compartidos –misterio, amor, familia- nos ayuden a proponer un camino de caridad que se concreta, en este mes de junio, por medio de la Colecta anual de Cáritas.
Dicha colecta expresa nuestra fe y confianza en el misterio de amor de un Dios que es familia, y que nos invita a vivir de esa misma manera. Saber que nuestra fe nos mueve a creer en la propuesta de Dios, para que el amor que podamos dar a los que más sufren, nos hagan sentir que somos parte de una misma familia, la de los hijos de Dios.
El próximo fin de semana somos convocados a participar, no solo con el aporte económico que podamos hacer, sino y, sobre todo, con la transformación de nuestro corazón que encuentra más alegría en dar que en recibir. Hemos recibido mucho de Dios; seamos solidarios con los hermanos que más lo necesitan.
No nos olvidemos que Cáritas Argentina, por medio de sus Cáritas Parroquiales, ayuda a más de tres millones de personas a lo largo y ancho del país.
Expresemos con nuestro gesto solidario, que creemos en el amor de Dios. ¡Bendiciones!.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin