-Por Gonzalo Ciparelli

Sinceramente ¿Abrimos más un libro o la cámara frontal del celular? Y esta pregunta quizá se resume a algo tan sencillo y a la vez tan complicado de contestar profundamente.
Realmente ¿Importa más la belleza exterior que la interior? Con la belleza exterior solamente se logra aceptación en cuanto a lo visual, mientras que con la belleza interior además de aceptarse uno mismo, estamos generamos nuestro propio bienestar.
El espejo solo es un reflejo de cómo nos vemos según nuestro estado de ánimo; y lo más importante es lograr aceptarnos todos los días pero por nuestros pensamientos y actos. Y cuando esto se logra, el espejo y la belleza exterior pasan a un segundo plano, eliminando así el prejuicio, para ganar en su lugar seguridad y confianza personal interior.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *