Press "Enter" to skip to content

Por el camino de Don Raúl

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Martín Vaccarezza es uno de los candidatos a presidir el Comité UCR de Alberti. Su padre, Raúl Vaccarezza, fue el primer intendente electo del distrito tras el retorno a la democracia. Hoy, con más de una década de hegemonía peronista, intenta liderar la renovación del partido, para ser alternativa en 2023.

Martín Vaccarezza no había nacido aun cuando su padre, Raúl, se convertía en el primer intendente electo tras el retorno a la democracia, en 1983, en el distrito de Alberti.
Hoy, es uno de los candidatos que competirá en la interna por el Comité local de la Unión Cívica Radical (UCR), que están pautadas para el próximo 11 de octubre, pero todo indica que se pospondrán, debido a la crisis sanitaria por COVID-19.
Mientras espera, al igual que sus correligionarios de la Provincia de Buenos Aires, la decisión de la Mesa Ejecutiva, continúa trabajando para liderar una propuesta de «renovación» de la dirigencia local, con vistas a volver a ser una alternativa en las elecciones de 2023.
«Formamos un grupo nuevo, con mucha gente joven y creo que hemos dado una respuesta a los afiliados que nos pedían una renovación», reflexionó, en diálogo con La Voz. La derrota del radicalismo en las PASO de 2019 ante la candidata del PRO, Silvina Vaccarezza, fue «la gota que rebasó el vaso» para un partido que, durante las últimas dos décadas del siglo XX, había convertido a Alberti en un bastión casi infranqueable.
«Eso precipitó un poco la decisión de emprender este camino», admitió, mientras se prepara para enfrentar en las urnas -cuando sea- a la lista de los «históricos» del partido, que encabezará Teresa De Pietro, en representación de Evolución Radical.
«El objetivo es insistir en el contacto con los afiliados y reconstruir la confianza que alguna vez tuvieron en nuestro partido. El radicalismo somos todos y con los dirigentes solos o con los afiliados solos, esto no funciona», insistió.
Lejos de los números de los distritos más castigados por la pandemia, Alberti comenzó a sufrir, sin embargo, una suerte de escalada de contagios, con ritmo de duplicación mensual, que llevó al municipio a instaurar una «Fase 3 Moderada», una adaptación local del protocolo sanitario provincial, desde hace ya algunas semanas.
«Lamentablemente, con el tema de la pandemia no podemos salir a visitar a nuestros afiliados, tratamos de comunicarnos como podemos, ya sea por teléfono o con las herramientas virtuales, pero sabemos que no es lo mismo. Para nuestro partido, la cercanía es muy importante», aseguró.

De la misma forma que lamenta la imposibilidad de fortalecer el trabajo territorial, Vaccarezza también hubiera preferido evitar la confrontación con el sector de Evolución Radical, liderado en el plano nacional por el senador Martín Lousteau, aunque asegura que se intentaron tender puentes de diálogo hasta el último instante.
«Con Teresa De Pietro hablamos el verano pasado para comenzar a trabajar juntos, pero nos comunicó que no tenía intenciones de participar. Le propusimos entonces incorporar a su sector con algunos jóvenes, pero repentinamente nos enteramos de que se había incorporado a Evolución Radical, que la habían ido a buscar, y no hubo más posibilidad de diálogo», relató.
Sin embargo, una cuestión encuentra en la misma vereda a su línea interna -que competirá en representación del oficialismo provincial, que llevará como candidato a presidente del Comité Provincia a Maximiliano Abad- y a los delegados locales de Evolución Radical: la coincidencia en la necesidad de postergar los comicios.
«En el medio de esta pandemia, es bastante difícil que se pueda hacer una interna, con los brotes de COVID-19 por todos lados. Una elección implica un movimiento de afiliados, muchos de ellos mayores y ello significaría ponerlos en riesgo. Si bien creemos que la renovación de autoridades en nuestro partido es algo importante, es cierto que esta pandemia nos excede a todos», afirmó.

Volver al poder
La posibilidad de volver a tomar en sus manos los destinos de Alberti, como en sus años de esplendor, es un desafío que ilusiona a la nueva generación de radicales, liderados por Martín Vaccarezza.
La historia muestra que, en el período comprendido entre 1983 y 2003, sólo hubo intendentes de un mismo color: Raúl Vaccarezza, el «Padre de la Democracia albertina», entre 1983 y 1991; Rubén Gamba, entre 1991 y 1999; y Daniel Frascini, entre 1991 y 2003.
La derrota radical en manos de Leonel Zacca, en 2007, transfirió el poder al peronismo y la situación se mantiene inalterable hasta hoy, con Germán Lago al frente de la Municipalidad.
«El radicalismo ha perdido un poco la confianza de nuestros vecinos y podríamos estar días enteros hablando de autocríticas. Todos recuerdan que cuando nuestro partido gobernaba en Alberti, siempre se estaba muy cerca de nuestra gente y esa es la clave, recuperar ese vínculo, tanto con los afiliados como con los simpatizantes», sostuvo Vaccarezza, a la hora de buscar explicaciones sobre el vuelco en la relación de fuerzas en el tablero político comunal.
¿Qué se necesita para recuperar el timón del municipio, como en los tiempos de entonces? A la hora de dar respuestas, no duda: «Por ahora, el primer paso es este, un trabajo fino y constante de reconstrucción de la confianza con nuestros afiliados. Luego, redoblar el esfuerzo para que nuestra tarea se traslade hacia afuera del Comité y que los vecinos de Alberti perciban que tenemos un buen equipo para gobernar, con un objetivo claro, que es volver a ser una alternativa en 2023».

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin