Press "Enter" to skip to content

Por mayoría, el Concejo Deliberante aprobó la eliminación del Juzgado de Faltas N° 2

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Con una abrumadora diferencia en la votación, se derogó la Ordenanza que había dispuesto la creación del segundo Juzgado, en 2016. La vuelta a las sesiones desnudó las diferencias internas en el oficialismo y dejó como saldo una dura derrota parlamentaria para el intendente.

El Concejo Deliberante aprobó el jueves por la noche por mayoría, en el regreso a las sesiones después de casi 130 días, el proyecto para derogar la Ordenanza de 2016, que creó el Juzgado de Faltas N° 2, en el ámbito del distrito bragadense.
Los 12 votos favorables a la eliminación de la oficina judicial significaron un duro revés parlamentario para el intendente Vicente Gatica, quien a través de sus funcionarios y de los ediles de su entorno había dado señales claras de su intención de sostener ambos Juzgados e impulsar a los posibles reemplazantes de sus titulares a cargo, Guillermo Castignani -próximo a jubilarse- y Viviana Morossini -quien renunció al cargo para asumir como edil-.
El desarrollo del debate dejó en evidencia, además, profundas diferencias al interior de Juntos por el Cambio, que se dejaron ver incluso más allá de la votación. Desde su banca, la representante del partido Acción para el Desarrollo, Gladys Belén, fue la encargada de defender el proyecto para suprimir el Juzgado N° 2 y se apoyó en la necesidad de que el Ejecutivo conceda “un gesto de austeridad en el contexto económico adverso”, a raíz de la pandemia del coronavirus, y elimine los costos que implica el sostenimiento del Juzgado para el erario público.
El oficialismo apenas logró reunir seis voluntades en contra de la supresión del Juzgado, todas ellas provenientes del entorno político más favorable al jefe comunal: Aldo Expósito, Vicente Di Giorgio, Dora Estévez, Sergio Páez, Eugenia Gil y Fernando Franzoni.
Precisamente, la radical Gil se ocupó de fundamentar con la estadística de la reducción de casos fatales en accidentes viales, la conveniencia de ratificar la presencia de la oficina. Desde el peronismo, la réplica no tardó en llegar y fue Fernando Maidana el responsable de señalarle la inexistente relación entre el dato expuesto y la presencia del Juzgado.
«Cuando decimos que no hubo víctimas fatales en accidentes viales durante dieciocho meses, no tiene que ver con que haya existido otro Juzgado de Faltas. No comparto lo que dijo la edil», exclamó el representante de la bancada Peronista-Movimiento Evita.
Pero las discordancias con Gil no llegaron únicamente desde el justicialismo: su propia correligionaria Morossini, la única titular del Juzgado creado hace cuatro años, se alineó a quienes sentaron postura por la eliminación del cargo. «Creo que las circunstancias han cambiado, no es lo mismo la Argentina de 2020 que la de 2016, estoy de acuerdo con el proyecto», afirmó, luego de esbozar una rápida defensa de su gestión.
Las falencias en el bloque oficialista se mantuvieron y expusieron como nunca hasta ese momento al mismísimo Fernando Franzoni, presidente de la bancada, quien a su turno propuso la vuelta a comisión del expediente, con el fin de «analizarlo mejor», unos pocos minutos después de que una de sus compañeras de bancada, Eugenia Gil, se proclamara taxativamente por votar en contra de la eliminación del Juzgado.
El espectáculo fallido, del que sólo pudieron ser testigos presenciales los demás concejales y los medios locales, en un recinto a tono con las medidas sanitarias preventivas del COVID-19, planteó al Palacio Municipal el desafío urgente de resolver los problemas de conducción de la bancada que debe velar por sus intereses, en la arena parlamentaria.
Los ediles del justicialismo no tuvieron más que dejar que sus adversarios se desgastaran entre sí y, al momento de la votación, recordar que hace cuatro años también se habían pronunciado en contra de la creación del nuevo Juzgado, como lo volverían a hacer, en los últimos minutos de la noche del jueves.
El presidente del cuerpo, Aldo Expósito, tampoco puedo evitar a tiempo el quiebre y la planilla del recuento de votos reveló la falta de acuerdo entre radicales y macristas. Así, mientras las ediles de la UCR votaron en sentido contrapuesto -Morossini por la eliminación del Juzgado y Gil por su ratificación-, lo propio ocurrió en el PRO -Franzoni por la continuidad del Juzgado, Daniela Monzón por su eliminación-.
La falta de homogeneidad también inaugura el interrogante acerca de cómo quedará la relación política entre el jefe comunal y la figura preponderante del macrismo en Bragado, el diputado nacional Pablo Torello, tras el desencuentro. Tampoco pasará por alto en el microclima el hecho de que, detrás la derrota en el Concejo, aparece la percepción de que el intendente no estuvo dispuesto a «acompañar el gesto de austeridad» que le pedían desde otros espacios.
Las urgencias de la pandemia podrían dejar en stand by, al menos por ahora, las discordancias entre los dirigentes del oficialismo. Lo concreto, mientras tanto, es que el distrito ya no contará con un segundo Juzgado de Faltas.

Así fue la votación:

EN CONTRA de la eliminación del Juzgado N° 2:

Juntos por el Cambio:
Aldo Expósito, Fernando Franzoni, Vicente Di Giorgio, Dora Estévez, Eugenia Gil y Sergio Páez.

A FAVOR de la eliminación del Juzgado de Faltas N° 2:

Juntos por el Cambio:
Daniela Monzón, Fernando Sierra, Viviana Morossini.

Acción para el Desarrollo:
Gladys Belén, Fernando Neri.

Frente de Todos:
Germán Marini, María del Carmen Pan Rivas, Sergio Broggi, Natalia Schilizzi, Guillermina Lhospice.

Peronista-Movimiento Evita:
Fernando Maidana, Daniel Disanti.

El Concejo Deliberante, el jueves por la noche durante el debate sobre la eliminación del segundo Juzgado de Faltas.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin