¿Por qué se asocia con el Niño Jesús al fenómeno climático que corta la sequía?

-Las lluvias trajeron alivio a los productores agropecuarios de gran parte del país, aunque en algunas zonas aún no alcanzan.

Entre este jueves y el domingo, en sintonía con la Navidad, llegaron unas esperadas lluvias que aliviarían al campo de la prolongada sequía. En el sur del partido de Salto pasó una tormenta fuera de los pronósticos y dejó una abundante cantidad de agua. (Foto Twitter MeteoSalto)
Tras meses de fuerte sequía, y “en tiempo de descuento” para aprovechar la época adecuada de siembra de soja y maíz, desde este jueves llegaron las esperadas lluvias para la producción agropecuaria, que mejoraron el panorama en el campo, aunque en algunas regiones fueron insuficientes.
La caída de agua fue dispar, con promedios de 35 milímetros en la zona centro- oeste del país, mientras que en otras zonas los promedios fueron muy inferiores. Así, la situación de los suelos mejora pero no deja de ser critica.
El fenómeno climático asociado a las lluvias se llama Niño, “por la bendita llegada de Jesús en Navidad”. El término se empezó a usar desde que pescadores peruanos se referían así a las lluvias de fin de año. Como contrapartida, la referencia meteorológica para el tiempo con precipitaciones por debajo de lo normal, es La Niña.
La influencia de las temperaturas oceánicas sobre las lluvias.

En rigor, El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) es un fenómeno natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas del océano en la parte central y oriental del Pacífico ecuatorial, asociada a cambios en la atmósfera, que tienen gran influencia en las condiciones climáticas de diversas partes del mundo. Comprende tres fases: El Niño, La Niña y una fase neutra.
El ENOS es uno de los patrones más importantes de la llamada variabilidad climática interanual, que incluye modificaciones de la circulación de la atmósfera que pueden durar desde varios meses a pocos años.
La Oscilación del Sur es el componente atmosférico, en tanto que El Niño y La Niña son los componentes oceánicos. Se declara una fase El Niño cuando las temperaturas del mar en el Pacífico oriental tropical aumentan 0,5°C por encima del promedio durante varios meses consecutivos (5 trimestres). Una fase La Niña se da cuando esas temperaturas oceánicas disminuyen por debajo de 0,5° C.
El promedio de agua caída estuvo en los 35 milímetros. En algunos lugares como el norte bonaerense no superaron los 5 milímetros.
El temporal cubrió varias regiones agrícolas y permitirá completar las implantaciones de los dos principales cultivos de la Argentina.
Los cultivos necesitarán más agua y es probable que aún persista el clima predominantemente seco durante uno o dos meses más, pero los pronósticos hacia adelante indican que la falta de humedad se iría disipando a medida que transcurra el verano.

Compartir en: