Power Amp y la historia detrás

-Amparo Córdoba, para quienes no la conocen, es una gran perseguidora de sus sueños, así lo demostró y hoy queremos compartir un poco de su historia

Todo comenzó cuando tenía aproximadamente 16 años, donde empezó a entrenar, lo cual lo cita entre comillas, “porque la verdad que no sabía ni sabía realizar una buena técnica de sentadilla, entrenaba dos meses, dejaba, volvía al tiempo y así siempre”. Aunque destaca que siempre su mayor motivación fue su hermano Alan; “él fue quien me dio ese empujoncito que todos alguna vez necesitamos para comenzar a entrenar”.

Una cosa llevó a la otra, más que nada la intriga y el cuidado personal, sabía que esto era lo que le gustaba, pero también que no estaba haciéndolo bien.
Entonces, en el 2018, etapa donde se encontraba cursando el colegio secundario en la Escuela Normal por la mañana, decidió que por la tarde podía viajar a cursar el Profesorado de Gimnasia Rítmica y Modeladora en la ciudad de Chivilcoy. Viajaba a las 12 del mediodía y volvía de cursar a las 21hs aproximadamente, todo teórico y práctico. “A decir verdad volvía agotada sin ganas de salir, ni de juntarme con mis amigos pero a su vez contenta porque comenzaba una nueva etapa, hacia lo que más me gustaba, sabía que lo estaba haciendo con un propósito”.

Al siguiente año sus papás, gran sostén para ella, le regalaron un par de tobilleras, un par de mancuernas de 1 kilo y 2 bandas de resistencia. “Después de un año, tomé coraje y en 2020 comencé a dictar mis primeras clases por zoom en plena pandemia, era súper difícil ya que no estaba presente con los alumnos y se me dificultaba mostrarles o explicarles las técnicas exactas de los ejercicios”. Pero cuando se habilitaron las actividades al aire libre se empezó a trasladar a la pista de Salud. “Con mis pocos elementos y un parlante que siempre algunas de mis alumnas llevaba”.
Esto fue un gran impulso para que continúe estudiando, adquiriendo nuevos conocimientos; realizó cursos de nutrición deportiva, personal trainer, entrenamiento GAP, pilates, mat y reformer y entrenamiento funcional.
“Hasta que por fin con tanto esfuerzo y dedicación obtuve mi matrícula rindiendo mi último examen con promedio de 9,50”.

Tuvo la posibilidad de dictar clases en el espacio artístico Tusuy; “en donde me sentí muy cómoda y doy gracias a Gaby por brindarme su espacio”.
Actualmente se encuentra trabajando en el gimnasio VALHALLA, donde agradece al dueño por confiar en sus conocimientos y sumarla al equipo.
El avance de Amparo en lo personal y como profesional es sumamente notorio; esta joven se esfuerza día a día por mejorar y brindarle a sus alumnos, lo que ella en su momento no recibió. “Quiero cambiar esta realidad”.
Su instagram es @power.amp1

Compartir en: